Predicar en contra la homosexualidad: ¿Es discriminación o un derecho de la libertad de culto?

Hay múltiples noticias en Internet que hablan acerca de los problemas que han tenido algunos cristianos evangélicos por predicar en contra de la homosexualidad.
Algunos pastores han tenido multas, demandas judiciales y otros hasta un mes de cárcel por predicar en contra de este pecado.

Creo que hay que dejar en claro a las autoridades de los diferentes países que es “Predicar en contra de la homosexualidad” con un mensaje Bíblico.

Es imposible que un sistema democrático, prohíba o sancione este tipo de manifestación de libertad de expresión, al menos que ocurran dos cosas.

1) Malinterpretar una ley y aplicarla en forma errónea.
2) Que el que predica transgreda alguna ley democrática.

Los casos que se han visto en Europa y América al parecer son más por el caso uno que por el caso dos.

¿Qué es una predicación cristiana correcta en contra de la homosexualidad?

En primera instancia se deja en claro que el cristiano, no trata al homosexual en forma discriminatoria, en el sentido que le niegue ayuda humanitaria,

La Biblia dice:

Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber (Romanos 12:20)

De esta forma nos dice que no podemos negar a nadie ayuda, y no creo que predicar en contra de la homosexualidad estemos afectando este tipo de derecho humano.

Tampoco una actitud cristiana es odiar al homosexual.

Odiamos el pecado porque a Dios le desagrada, pero amamos al pecador porque procuramos su salvación.

El Señor Jesús dijo:

Mas yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; (Mateo 5:44)

O sea que desde el punto de vista humano, amamos la persona y no le negamos nuestra ayuda humanitaria.

¿Entonces que es lo el mundo considera mal?

Considera mal decir que la homosexualidad es un pecado, y que lo que practican tales actos no entrarán al cielo, sino que les espera un infierno.

Pero vamos a transcribir los que dice la Biblia, la Palabra autoritativa de Dios en cuanto a la homosexualidad:

¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,
ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios. (1Co 6:9,10)

26Por esto Dios los entregó a afectos vergonzosos; pues aun sus mujeres mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza;
27 y del mismo modo también los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la recompensa que convino a su extravío.
28 Y como a ellos no les pareció tener a Dios en su noticia, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer lo que no conviene, (Romanos 1:26 al 28)

Que el homosexualismo es una condición en contra de la naturaleza, que es un pecado, y que es una depravación del ser humano LO DICE LA BIBLIA.

La ley de Dios está en contra de las sodomía:

9 conociendo esto, que la ley no es puesta para el justo, sino para los injustos y para los desobedientes, para los impíos y pecadores, para los malos y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas,
10 para los fornicarios, para los sodomitas, para los ladrones de hombres, para los mentirosos y perjuros, y si hay alguna otra cosa contraria a la sana doctrina;(1Timoteo 1:9 y 10)

Estos textos como otros más están en la Biblia hace 2000 años.

Quizá un homosexual o una lesbiana, se enojen, denuncien esto como discriminación, pero tienen que saber que eso es lo que dice la Palabra de Dios, ni más ni menos.

Pero hagamos una pregunta:

¿En qué consiste la supuesta discriminación?

¿En decir que son pecadores?

¿En advertirles que si no se arrepienten irán al infierno?

Pues si no les gusta eso, en vano rechinan sus dientes contra el Creador.

El pecado de la homosexualidad es una pecado en la lista de muchos pecados que nombra la Biblia.

¿Acaso un cristiano debería de dejar de predicar en contra de las relaciones heterosexuales ilícitas? Claro que no.

¿Debería dejar de predicar cualquier pecado que La Biblia denuncia, solo por el hecho que “ofende” a determinados sectores de la sociedad? Desde luego que no.

El verdadero cristiano siempre va a predicar lo que la Biblia dice.

Un verdadero cristiano es una persona pacífica (Mateo 5:9)

Que respeta las autoridades (1Pe 2:17)

Y un ejemplo de vida en este mundo.

para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin culpa en medio de la nación maligna y perversa, entre los cuales resplandecéis como luminares en el mundo; (Filipenses 2:15)

¿PUEDE CONSIDERARSE LA UNION HOMOSEXUAL UN MATRIMONIO?

Desde el punto de vista Bìblico no.

El matrimonio según Dios es entre un hombre y una mujer, así lo determinó desde el principio de la creación.

El Señor Jesús nos recuerda el Génesis:

…pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios ( Marcos 10:6)

Por lo tanto podemos decir que un matrimonio delante de los ojos del DIOS DE LA BIBLIA es entre un hombre y una mujer.

De allí se desprende el concepto de familia (Génesis 1:28).

Por tanto sería antinatural también la adopción de niños por parte de un “supuesto matrimonio homosexual”.

Dios y su Palabra, no aprueban esto.

La comunidad homosexual ha expresa su desagrado en contra de la predicación Bíblica diciendo que los que predican esto abusan de la libertad religiosa:

“la libertad religiosa no debería utilizarse para ofender a las personas”.

Que quede muy en claro que bajo un sistema democrático uno puede expresar sus ideas, y que en este caso las ideas no son propias sino que parten un libro, al Biblia, que para el creyente es la Palabra de Dios.

Si lo que dice la Biblia les ofende esto corre por su cuenta.

No podemos reescribir una Biblia que consienta su pecado, como tampoco podemos cerrar la Biblia, para no expresar nuestra fe.

En resumen:

Predicar en contra de la homosexualidad, es una cuestión de fe en la Biblia y de obediencia a Dios que la inspiró.

Mientras en cada país halla un sistema de libre expresión, esto no será en modo alguno un delito.

Estas son las reglas de juego dadas.

Ahora si un país determina por decreto constitucional, que predicar en contra de la homosexualidad es un delito, está automáticamente fuera del sistema democrático (o en tal caso un sistema engañoso) y ya las reglas de juego son distintas.

Pero este mundo tiene que saber que el creyente en Cristo, nunca cerrará las tapas de la Biblia.

Es menester obedecer a Dios antes que a los hombres. (Hechos 5:29)

Cierro el presente artículo con un mensaje Bíblico a cualquier homosexual o lesbiana que pudiera leer el mismo.

¿DISCRIMINACION?

Mateo 25:31 Y cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria. 32 Y serán reunidas delante de él todas las gentes: y los apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.

Hoy en día se habla mucho de “la discriminación”.

Según el diccionario DISCRIMINAR significa dos cosas:

1) Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, de sexo, de clase social o casta u otros motivos ideológicos: discriminar a una persona por cualquier motivo es un acto inconstitucional.

2) Separar, diferenciar una cosa de otra: discriminar lo verdadero de lo falso.

Con respecto al significado número uno podemos decir que la Biblia no hace discriminación, ya Dios trata a todos igualmente, y le ofrece la salvación en Cristo a todo aquel que quiera aceptarla, sin importar: Nacionalidad, Sexo o Raza

Colosenses 3:11 Donde no hay Griego ni Judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni Scytha, siervo ni libre; mas Cristo es el todo, y en todos.

Gálatas:3:28: No hay Judío, ni Griego; no hay siervo, ni libre; no hay varón, ni hembra: porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús

Pero desde el segundo significado de esta palabra, Dios, sí discrimina, en el sentido que tiene que hacer una diferencia. ¿Y cual es la diferencia que tiene que hacer Dios entre los seres humanos.?

El diferencia entre aquellos que aman el pecado y persisten en el, de aquellos que se han arrepentido de sus maldades y han confiado en Cristo como su salvador. Veamos esta lista de pecados según el siguiente pasaje de la Biblia:

1Corintios 6:9 ¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,10: Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios.

Es muy claro: estos… NO HEREDARAN EL REINO DE DIOS. ¿Es esto discriminación?

¡Hay muchas personas aquí en la tierra que cuando se les predica el arrepentimiento de pecados y la fe en Cristo, gritan: discriminación, discriminación.!

¿Predicar en contra de la homosexualidad es discriminación?

¿Desenmascarar aquellas creencias que llevan engañadas a las almas al infierno es discriminación?

¿Denunciar los pecados de esta humanidad es discriminar?

Tienes que saber que no puedes ocultarte de tu creador, ni aún con la excusa de “discriminación”.

EL, porque te amó, envió a su Hijo a morir en la cruz.

Ahora tu tienes que “discriminar” entre la vida y la muerte, entre tus pecados y la salvación que en Cristo se te ofrece.

Hay salvación para drogadictos, alcohólicos, homosexuales, lesbianas, ladrones, asesinos, etc, si este se arrepiente.

No importa cuan grande sean tus pecados, Dios no te discrimina por eso, en el sentido que sea imposible ir a Él.

El te recibe, pero si tu te arrepientes de tus pecados y pones la fe en Cristo como tu salvador.

Ahora Dios un día discriminará ante su trono de gloria aquellos que han creído en Cristo, de aquellos que le han rechazado.

Esto es una justa discriminación.
El destino de alma depende de lo que discrimines hoy.

¿Cual es tu elección?

Deuteronomio 30:19: A los cielos y la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición: escoge pues la vida, porque vivas…

Autor: Alejandro Riff – www.PalabraFiel.org

About these ads

11 respuestas a Predicar en contra la homosexualidad: ¿Es discriminación o un derecho de la libertad de culto?

  1. ricardo5322 dice:

    Hermano, Es difícil conversar sobre este tema si se presenta un articulo tan largo como el que se encuentra aquí.

    Hay un truco de retórica que estas usando en donde estas manipulando ciertas ideas de nuestros contrincantes, presentándolas como un extremo, para entonces presentar una posición mas conciliatoria – la tuya.

    Especificamente, el párrafo que dice:
    “¿Entonces qué es lo el mundo considera mal?
    Considera mal decir que la homosexualidad es un pecado, y que lo que practican tales actos no entrarán al cielo, sino que les espera un infierno.”

    Esta manipulación no es digna de un cristiano.

    La discusión en la mayoría de nuestros países hoy día no es sobre lo que las iglesias quieran o no quieran predicar. En cambio, la discusión es sobre si una iglesia, o grupo de iglesias van a dictarle al resto de la población como vivir sus vidas.

    Es anteponer una decisión personal a una decisión corporativa para todos los ciudadanos, no importa sus creencias religiosas.

    Tenemos cualquier cantidad de ejemplos de gobiernos que trataron de legislar su religión, forzándosela a todos sus ciudadanos. Los ejemplos más recientes son Irán y Afganistán. Pero tenemos muchos ejemplos más desde el punto de vista cristiano, ya sea Protestante (Rios Montt en Guatemala, Calvino en Ginebra) como Catolico. (Espa#a hasta hace poquísimos anos, y muchos reyes de la edad media.)

    Hay buenísimas razones para no mesclar la religión con el gobierno.

    Habrán muchas leyes que como cristianos no estaremos de acuerdo. Y lucharemos en contra de esas leyes. Pero no tratando de manipular a nuestra gente, diciéndoles que es nuestra libertad religiosa lo que está en juego.

    No quiero hacer este comentario muy largo, así que sencillamente diré que me preocupa que se esté diciendo que nuestra interpretación de las escrituras es LA interpretación de Dios. En el articulo adjunto comento sobre una palabra MALAKOS, (1Cor6) que el continuas traduciendo como “afeminado” cuando no hay ninguna justificación para seguir usando esa traducción.

    Todas las tratucciones, todas las interpretaciones son humanas, falibles.

    Bendiciones, Ricardo
    http://fundanon.wordpress.com/2010/05/09/errores-en-la-biblia-malakos/

    • Estimado Ricardo, hay algunos puntos que deseo mencionar con respecto a tu comentario.

      Te identificas como hermano, pero no crees en la infalibilidad de la Biblia, lo entiendo, con esto no quiero decir que estoy de acuerdo. Todo aquel que sostiene que la Biblia es infalible no puede sostener una apologética pro homosexual.

      Otro aspecto, no es mi interés ligar el estado con la iglesia; o que la iglesia determine, dicte, guíe como deben de vivir las otras personas. Eso es tarea de Dios y lo establecido en su Palabra, la Biblia. Todo aquel que cree en Él deberá tomar su Palabra como manual de vida.

      Desacreditar la autoridad de las Escrituras es dejar a la libre el cómo gobernarnos según el criterio de cada cual. Por ende no podremos llamar a Jesucristo, Señor; ni Padre a nuestro Dios, porque en la realidad no lo constituye en nuestra vida. Jesucristo nos dijo que si le llamamos Señor debemos hacer lo que Él nos dice, (Jn. 14:15, 23).

      Dios ama a todo pecador, de lo contrario no hubiera muerto por ninguno de nosotros, lo que no ama de nosotros es nuestro pecado. Lo deja establecido en el relato de la mujer adúltera, “Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.” (Jn. 811).

      Acá es el meollo del asunto, la homosexualidad es pecado, sí, creo que los textos compartidos en el post son suficientes para establecerlo; entonces cual es la vía que me queda, desacreditar, desautorizar la veracidad, infalibilidad e inerrancia de la Escritura. Es imposible que un hijo de Dios esté de acuerdo con esto.

      En todas las épocas de la historia del cristianismo le ha correspondido a este presentar defensa de lo que cree. “(14) Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, (15) sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros[...]” (I Pe. 3:14,15). La legislación de los diferentes países podrán ir legalizando el homosexualismo, sin embargo eso no debe de callar a los verdaderos creyentes de presentar defensa de lo que creen. Es una tarea a la que estamos llamados, “Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios” (Hch. 4:19) aun si esto va a perjudicar nuestro confort. “Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal. Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu.” (I Pe. 3:17,18)

      Hay más que podríamos decir, hay “prácticas” en la Escritura que no están aprobadas por Dios, sin embargo están reglamentadas, el divorcio y la poligamia, por ejemplo; pero no encontramos ninguna reglamentación para la homosexualidad más que la condenatoria.

      La mujer de Juan 8, la mujer adúltera, también podría ejercer la misma lógica tuya, de que no debe haber nadie que le imponga como debe vivir, o bien, de los pederastas, y allí podríamos seguir sumando, porque nadie puede venir a imponer a nadie como vivir. Sí, el Creador, Él tiene toda la autoridad, “Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos. (sal. 100:3)

  2. ricardo5322 dice:

    Primer punto: Infalibilidad. ¿De qué nos sirve decir que los autógrafos originales son infalibles, si no tenemos ninguno? De los veinticinco mil manuscritos que contienen partes del Nuevo Testamento, no hay dos idénticos. No hay ninguno completo. No nos queda otra que confiar en expertos, que no están de acuerdo entre sí, para que nos digan cuáles textos escoger de aquí y cuáles de allá.

    Nuestra iglesia Cristiana ha crecido y seguirá creciendo no porque tenemos un libro infalible, sino porque ¡tenemos con nosotros al INSPIRADOR de esos libros! No creo que sea casualidad que el periodo más explosivo de crecimiento de la iglesia fue ANTES de que se declararan ciertos libros como Santos.

    ¿De qué nos sirve decir que en vez de creer en la tradición de la iglesia creemos solo en LA PALABRA DE DIOS, cuando es precisamente la tradición de la iglesia la que define cual canon es el que vamos a declarar “inerrante?” ¿Está el Didache en tu biblia? ¿Con base a qué decidiste eliminarlo?

    Segundo punto: Traducción. En el estudio que hice de treinta versiones distintas, encontré quince traducciones distintas de MALAKOS. (1Cor 6:9) ¿Cuál traducción querés bautizar como la inerrante? ¿Basado en qué?

    No estoy defendiendo el homosexualismo. Lo que estoy es exigiendo que la hermenéutica y la exegesis de las escrituras se haga bien hecha.

    Usar Marcos 10:6 para probar que Dios está en contra del matrimonio homosexual rompe varias reglas de hermenéutica.

    Usar Romanos 1:26-28 ignorando el contexto es eisegesis.

    Ya mencione los problemas con MALAKOS. Los cuales has ignorado. No se si vale la pena empezar a conversar sobre ARSENOKOITES hasta que lleguemos a algún entendimiento de Hermenéutica.

  3. Informaci�n de BlogESfera.com……

    Puedes valorar este post en BlogESfera.com haciendo click aqui….

  4. Hubert Bonilla H dice:

    ¿Qué dice Dios acerca de la práctica homosexual?
    Primeramente hay que entender que el homosexualismo es una práctica, y no una forma de ser. Lo que pasa es que hoy en día para justificar el actuar de algunos, tratan de hacer creer a la sociedad que el homosexualismo se trae en lo genes y por tanto se asume que hay algunos que nacen homosexuales, ¡qué mentira más grande!, no pretendo ser un científico, pues no lo soy, pero eso trae desesperanza al corazón del ser humano. En estos tiempos de tolerancia hacia ciertas prácticas, es necesario poner la Palabra de Dios por delante y leer en la Biblia qué es lo que dice Dios en cuanto a esas prácticas.
    El homosexualismo es una práctica reprobada por Dios (Deuteronomio 18:22; Romanos 1:26-29) Esto lo vemos en la historia de los israelitas y además el apóstol Pablo siendo inspirado por Dios en la carta a los Romanos escribe que “Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad” Romanos 2:2
    Esta práctica es pecaminosa, es decir, aquel que es pecador puede caer en este tipo de práctica, pues todo ser humano tiene su naturaleza pecaminosa (Romanos 7:17-21) La Biblia nos enseña que el problema del hombre no es la práctica del pecado en sí, sino que es pecador y por tanto está separado de la gloria de Dios (Romanos 3:23) Además la Biblia enseña en Juan 3:17-20 que es el pecado de no creer en Jesucristo como el Salvador lo que condena al hombre. Cualquier persona tiene la oportunidad de creer en la obra de Cristo en la cruz, sin embargo cada uno decide en quién deposita su fe, pero algún día se presentarán delante de Dios aquellos que rechazaron a Jesucristo y darán cuenta ante Él.
    Toda persona necesita entender que es pecadora, y a consecuencia de eso está separado de la gloria de Dios, Cristo pagó por su pecado (Romanos 5:8, Juan 3:16), Cristo murió en la cruz por todos nuestros pecados, pero al tercer día resucitó (1 Corintios 15:3-4)
    Una vez que la persona ha creído en Cristo como su Salvador personal, la Biblia enseña que somos una nueva criatura, es decir hemos nacido de nuevo (Juan 3:3-7; 2 Corintios 5:17) Y que a partir de ese hecho que sólo Dios puede hacer (1 Pedro 1:18-19, 23) comienza la obra de Dios en el corazón del ser humano, obra que continuará hasta que Cristo venga por nosotros o el día que muramos (Filipenses 1:6)
    La persona que decidió creer en Cristo como su Salvador personal se enfrenta a partir de ahí a una lucha interna entre hacer lo correcto y lo incorrecto, es decir, no pecar o pecar (Romanos 13:12-14; Gálatas 5:19-21) Sin embargo, el hijo de Dios tiene la provisión del Espíritu Santo (Romanos 8:14-16; Gálatas 5:25), la Palabra de Dios (Colosenses 3:16-17; 1 Pedro 2:1-3), la comunión con los hermanos de la Iglesia (Hebreos 10:24-25; Gálatas 6:1; Salmos 119:63) y la oración (Mateo 26:41)
    El que una persona practique el homosexualismo, deja ver dos cosas:
    1. O es una persona que no ha creído en Cristo como su único y suficiente Salvador, si este es el caso cada uno debe examinarse a sí mismo (2 Corintios 13:5), y debe creer en Cristo como su Salvador personal.
    2. O es un hijo de Dios que necesita abandonar esa práctica, así como cualquier hábito pecaminoso. (Romanos 13:12-14; Efesios 4:22-24; 5:1-10; 1 Pedro1:13-17; 2:11-12)
    Hay varios principios en los cuales debemos reflexionar acerca de esta práctica o inclusive a cualquier área en nuestra vida cristiana:
    a. ¿Lo que pienso, siento o hago glorifica a Dios?
    b. ¿La práctica del hábito mancha el nombre de Cristo?
    c. ¿Estaría de acuerdo Dios con tal práctica?
    d. ¿Hace tropezar a algún creyente?
    e. ¿El hábito me esclaviza a algún pecado?
    f. ¿Me avergonzaría en practicarlo si estuviera el Señor delante mío?
    g. ¿El hábito me aleja de mi comunión con Dios?
    h. ¿He entregado todos los aspectos de mi vida a Dios?
    i. ¿Estoy dispuesto a sacrificar mis deseos por la voluntad de Dios?
    j. ¿Será Dios alabado?
    k. ¿Puedo agradecer a Dios por esta práctica?
    l. ¿Tendré la aprobación final de Dios?
    Así que, cada uno juzgue para sí mismo, y busque hacer la voluntad de Dios “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación…” 1 Tesalonicenses 4:3

  5. ricardo5322 dice:

    “Que dice Dios?” Y desde cuando tienes el monopolio?

    Porque Dios me dice a mi cosas contrarias de las que te parece decir a ti.

    Dejemos de hablar de “practica”

    Crees tu que los “afeminados” no entraran al reino de los cielos? Eso no es asunto de “practica” es asunto de hormonas. Si Dios no le da un cuerpo a una persona que produce esas hormonas, podra entrar al cielo si va a una farmacia a comprar esas hormonas?

    Como traduces MALAKOS?

    Evidentemente el Pastor Manuel todavia esta estudiando ese detalle.

  6. Hubert dice:

    ¿Quién tiene la verdad?
    Antes de contestar esta pregunta, es necesario poner en orden varias cosas, primero, ¿de qué me sirve saber de muchas palabras en sus significados y usos, si eso no afecta mi forma de vivir de acuerdo a la Palabra de Dios? La exégesis es un apoyo para la interpretación de las Escrituras, los usos que se les daban a las palabras es importante para poder entender la verdad bíblica y así como hijo de Dios ser obediente a la Palabra de Dios. Aunque hay una cuestión que como estudiosos de la Palabra debemos observar, es que la práctica de la vida cristiana se ve afectada por mi comprensión de las Escrituras. Por ejemplo, si creo que la salvación se pierde, entonces viviré en temor de lo que va a suceder conmigo.
    Segundo, las opiniones personales deben quedar relegadas para no interferir con el estudio de la Palabra de Dios, es decir, no debo llegar prejuiciado por mis formas de pensar, o criterio en cuanto a un tema en particular, pues si no, encontraremos justificación para cualquier conclusión a la que yo llegue. Por ejemplo, hoy en día muchas personas piensan que Dios es amor (lo cual es cierto) y por tanto no puede condenar al individuo a un infierno, eso es falso, pues a la luz de la Palabra de Dios encontramos que Dios no solamente es amor, también es justo y no puede pasar por alto el pecado, hay una paga por el pecado (Romanos 3:23; 6:23)
    El dejar de lado la práctica en la vida cristiana, es olvidar que como hijos de Dios tenemos una responsabilidad ante Dios de todos nuestros actos e intenciones del corazón (por cierto, sólo Dios puede juzgar las intenciones) Hebreos 4:12; 2 Corintios 5:10. Y lo que hayamos hecho mientras estábamos en el cuerpo algún día será juzgado por el Señor (Romanos 14:11-12)
    Ahora bien, ¿quién tiene la verdad? Esa es la pregunta con la que comencé este artículo. En un mundo de relativismo es difícil discernir la verdad, sin embargo tenemos la Palabra de Dios la cual es la absoluta Verdad de Dios (Salmos 119:86; Isaías 25:1; Juan 17:17), además tenemos a Dios quien es Verdadero (Jeremías 10:10; Juan 17:3), Jesucristo, el Hijo de Dios quien es Verdad (Juan 14:6), el Espíritu Santo quien es Verdad (Juan 14:17, 16:13).
    Cuando creemos lo que hizo Cristo en la cruz fue suficiente para la paga de mi pecado, que Él resucitó de los muertos, y le permitimos que entre en nuestra vida como nuestro Salvador personal (Juan 1:12) pasamos a ser parte de la familia de Dios, Cristo entra en mi vida y me hace una nueva criatura (2 Corintios 5:17) A partir de ese momento tengo a el Espíritu Santo quien me guiará a toda verdad (Juan 16:13-15)
    Entonces, ¿Tengo la verdad? Sí, no es mía, proviene de la Palabra de Dios, y en el temor de Dios trato de transmitir correctamente todo el consejo, porque hace muchos años me comprometí con el Señor a anunciar y proclamar la Verdad de Dios. No quiero sonar pretencioso, pues el Señor que conoce mi corazón lo sabe, pero siendo sensible a la Palabra de Dios dejo en claro lo que dice Dios (Romanos 8:5-14)
    ¿Podríamos llegar a decir que Pablo fue pretencioso cuando escribió a los romanos, gálatas, filipenses, colosenses, tesalonicenses, etc.? NO. Salvaguardando las distancias, no soy Pablo, tampoco declaro decir que soy algún “ungido de Dios”, no lo soy, soy un simple instrumento en las manos de Dios, temeroso de Dios, que quiere agradar a Dios (1 Timoteo 1:12, 13)
    ¿Tengo el monopolio?
    La Real Academia Española define el monopolio de la siguiente manera:
    (Del lat. monopolĭum, y este del gr. μονοπώλιον).
    1. m. Concesión otorgada por la autoridad competente a una empresa para que esta aproveche con carácter exclusivo alguna industria o comercio.
    2. m. Convenio hecho entre los mercaderes de vender los géneros a un determinado precio.
    3. m. acaparamiento.
    4. m. Ejercicio exclusivo de una actividad, con el dominio o influencia consiguientes. Monopolio del poder político, de la enseñanza.
    5. m. Situación de mercado en que la oferta de un producto se reduce a un solo vendedor.
    6. m. desus. monipodio.

    Real Academia Española © Todos los derechos reservados

    El decir que tengo el monopolio de acuerdo a la definición es meterme al mercado de compra y venta, ¿qué gano yo? ¿Qué pierdo? Absolutamente nada, pues quien se lleva todo es el Señor, Su Palabra llega y es anunciada, de lo que me preocupo es enseñar bien, para que no se mal utilice la Palabra de Dios (2 Timoteo 3:16; Colosenses 3:16; Salmos 119:33, 63, 105, 126, 140)

  7. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hay múltiples noticias en Internet que hablan acerca de los problemas que han tenido algunos cristianos evangélicos por predicar en contra de la homosexualidad. Algunos pastores han tenido multas, demandas judiciales y otros …..

  8. lolo dice:

    y que dice dios de los violadores? por que aqui en Mexico tenemos un caso muy fuerte de un cantante que vilo a una menor de edad y segun el es cristiano 100%

  9. ricardo5322 dice:

    Hubert, no es hasta hoy, que vuelvo a revisar nuestra conversacion de hace meses. Como has decidido traducir MALAKOS? http://fundanon.wordpress.com/2010/05/09/errores-en-la-biblia-malakos/

    Dices: “¿de qué me sirve saber de muchas palabras en sus significados y usos, si eso no afecta mi forma de vivir de acuerdo a la Palabra de Dios?”

    Si tu cuerpo no produce suficiente testosterona, la traduccion de MALAKOS afectara tu vida completamente. Seras condenado no por lo que piensas o por lo que haces, sino sencillamente por ser “afeminado.”

    No por “la Palabra de Dios” sino por una mala traduccion.

    Bendiciones,

    Ricardo

  10. Trulylatino (N.Y.C.) dice:

    Destruyó Jehová Dios, a Sodoma Y a Gomorra por el Pecado de la Homosexualidad.

    En nuestros días, la inmoralidad va en aumento también. El homosexualismo y lesbianismo son aceptados por la sociedad como un estilo de vida. Se promueve la unión libre, no importa el sexo de los miembros de la pareja. Se exaltan el voyerismo, la promiscuidad, la rebeldía hacia lo establecido. Sin Dios, la sociedad, vacía de valores morales y nula de entendimiento, va de regreso a Sodoma.

    En Sodoma era normal el homosexualismo. Cuando la sociedad acepta algo que va en contra de los valores morales dictados por Dios, pisa los mismos terrenos peligrosos que pisaron los habitantes de Sodoma. Cuando la manifestación de los sentidos se pervierte y se convierte en pecado, entonces Dios dice: ¡Basta!

    1 Corintios 6:9
    Reina-Valera 1960 (RVR1960)
    ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los –►afeminados, ni los que se echan con varones. ◄–

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 738 seguidores

%d personas les gusta esto: