El Noviazgo

El Noviazgo ante la Palabra de Dios

Introducción:
Las diferentes elecciones que hacemos y que luego nos arrepentimos.

El noviazgo es una relación interpersonal que nace en occidente a principios del siglo XX.

Ver el ejemplo de Gé. 24, Abraham busca esposa para Isaac.
El pedido del Padre, Gn. 24:1-4.
El propósito del Padre, Gn. 24:5-8.
Los pasos del Siervo, Gn. 24:12-14.

Definiciones de Amor:
a. Conceptos errados.
§ El amor existe para la satisfacción y comodidad del individuo.
Esto es egocentrismo.

El amor es un sentimiento.
Si la persona que cree que el amor es un sentimiento y dice que ama a los pobres, pero no hace nada por ellos, entonces sus sentimientos quizá le sean de beneficio personal solamente, pero si sus acciones no comunican dicho amor, entonces su concepto de amor no tiene ningún significado.

Cuando la calidad de amor que sentimos por alguien está basada simplemente en nuestra satisfacción emocional; lo que realmente estamos demostrando es egoísmo.

El amor está más allá de nuestro control.
Los que abrazan esta idea piensan en el amor como algo que está fuera de su dominio propio y pretenden con esta filosofía auto disculparse por no comportarse de manera responsable.

La Biblia es clara en hablar del dominio propio. En Ef. 5 se habla de dominio propio en medio de un contexto de la pareja. Y en Gá. 5 el fruto del Espíritu Santo incluye tanto el amor como el dominio propio, así que el uno no puede justificar la ausencia del otro.

b. Concepto bíblico.
El amor verdadero viene de Dios. 1 Jn. 4:7; Ro. 5:5

Podemos basarnos en 1 Co. 13:4-8 para tomar una idea de lo que es el amor a la luz de la Palabra de Dios.
Paciente: espera el tiempo de Dios.
Benigno: es constructivo para con el otro.
No se jacta: no busca ser el centro de atención.
No se envanece: no es orgulloso, no piensa que sus necesidades son primeras.
No hace nada indebido: no deshonra a nadie, tiene la moral de Dios.
Se goza en la verdad: se deleita cuando el otro responde positivamente a la palabra de Dios.
Sufre todo: la idea es cubrir, protege la imagen del otro, no saca a la luz el pecado. 1 Pe. 4:8.
Espera todo: no se contempla un fracaso, un final en la relación.

La impaciencia en nuestras relaciones románticas.
Tenemos la ilustración de Pedro con la bola de plata con la hebra dorada, estamos esclavizados por el deseo de vivir de una forma apresurada.

Tenemos un problema, no esperamos el tiempo de Dios. (Mt. 4) Vamos a considerar tres verdades que nos pueden ayudar a corregir esta actitud:

c. Hacer lo incorrecto en el momento incorrecto siempre es incorrecto.
Vivimos en medio de una cultura que la satisfacción tiene que ser inmediata. Un ejemplo son lo avances tecnológicos: el microondas, la TV por cable, internet, la computación, entre otros.

Todo tiene un tiempo, un ejemplo es la tentación de Cristo con el pan. Mt. 4
“Sólo porque algo es bueno, no significa que debamos tenerlo ahora mismo. Debemos recordar que hacer lo bueno en el momento equivocado es malo.”

d. No necesitar ir de compras porque no puedes pagar.
No debo involucrarme en algo en lo cual no estoy aún capacitado. Volvemos al mismo concepto del tiempo, habrá que esperar que llegue ese momento.

Ejemplos: Los jóvenes que dieron “bolilla” a unas muchachas en campamento, luego que se les preguntó ¿qué hubiera pasado si ellas hubieran correspondido?, ¿estaban preparados para responder bíblicamente, o de acuerdo a la carne?

“De ser así, en algún sitio en este mundo Dios tiene a la persona perfecta para ti. Es posible que conozcas o no a esa persona en este momento. Si gastas todas tus energías y tu tiempo tratando de buscar a esa persona, o bien, tratas de mantenerla a tu lado hasta que te puedas casar” es posible que lo que logres es causarle y causarte daño, antes que bien.

e. Cualquier temporada de soltería es un regalo de Dios.
1 Co. 7:32; 1 Ti. 6:6; Fil. 4:11; Je. 29:11

El noviazgo.
Si la base del noviazgo es el dominio propio, no es suficiente, tenemos historias de noviazgos que terminaron en nada y que lo que se hicieron fue mucho daño.

f. El noviazgo te lleva a la intimidad, pero no necesariamente al compromiso.
“La intimidad que con el tiempo es cada vez más profunda, sin definir el nivel de compromisos, evidentemente es algo peligroso.”

Toda persona que se “abre” en su intimidad se está exponiendo a ser vulnerable en lo emocional y en lo físico. Es abrir un portillo en el cuál muchas personas hoy están grandemente arrepentidas.

Eso es como el caso de 2 alpinistas que van sujetos a una cuerda y que luego uno de ellos decidiera soltarse, eso causará daño a ambos.

Otros ejemplos:

Esto ha ido variando con los años y debemos de ser consientes de esto, porque la pauta en nuestras vidas la debe de marcar la Palabra de Dios, no la sociedad. A principios del siglo XX una pareja se relacionaba románticamente solamente si había planes de bodas.

Uno de los peligros al abrazar este concepto es que al permitir el ingreso a nuestra intimidad sin el compromiso es que va a despertar en nosotros los deseos (emocionales y físicos) que en la pareja ninguno de los dos puede suplir correctamente.

1 Ts. 4:6 llama a esto “agravio”, engañar a una persona al ofrecerle algo que puede llegar a ser y no cumplirlo.

“Agravio: despertar cierto deseo que nosotros no podemos satisfacer correctamente.” Stephen Oxford.

g. Esta relación viola prioridades en las relaciones interpersonales.
El noviazgo a corto plazo tiende a pasar por alto la etapa de la amistad.
Lo que me interesa es la relación romántica, esto puede llevarme a perder una amistad.

“Una relación fundamentada sólo en la atracción física y sobre sentimientos románticos va a durar tanto como duren los sentimientos.”

La mujer que se le ofrezca a un hombre es una ramera, y el hombre que se le ofrezca aun mujer es un idiota. Prv. 7:6,7, 10, 11

h. Esta relación confunde la relación física con amor.
En ausencia de principios de no contacto físico entre una relación mixta en más de una oportunidad se ha pasado de un aparente “inocente y sano juego de manos” a una prematura introducción del “afecto físico”.

La gran mayoría de noviazgos de corto plazo confunden la atracción y la intimidad sexual con el verdadero amor.

En el noviazgo se alienta esta sustitución porque no hay compromiso, por eso se puede empezar por la atracción física, ocupa un lugar prioritario.

Es claro que no hay compromiso porque no se toman en cuenta las responsabilidades sino que el enfoque está en las demandas del presente.

El pecado aquí presente es la lujuria, esto porque se mide la seriedad de una relación en el nivel de la relación física; en lo que se encuentran: besos en la mejilla, agarrarse de las manos, el aprete, las caricias, el sexo.

Lujuria: es la satisfacción de los deseos sexuales de una manera ilícita o desenfrenada que va marcando una dependencia. Posiblemente es de donde tenemos en español “coito”, porque la palabra en griego de lujuria es koite.
2 Co. 12:21; Ro. 13:13; Gá. 5:19

i. Generan un asilamiento con respecto a otras personas.
Prv. 15:22 “Los pensamientos… se afirman.”

“Si las decisiones que tomamos respecto a la vida están fundamentadas sólo en la influencia de una sola relación, es muy probable que nuestras decisiones sean deficientes”

j. Hace perder el objetivo principal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: