Valor para marcar la diferencia

“..Pues a ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros…”

Fil. 2:20

En el capítulo 2 de la Carta a los Filipenses, el Apóstol Pablo nos presenta varios ejemplos. En primer lugar, de los versículos 5 al 11, nos presenta el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo, En segundo lugar, en el versículo 17, Pablo nos habla de su ejemplo personal, y nos dice que estaba dispuesto a cualquier sacrificio para seguir adelante en su ministerio. Y en tercer lugar, (versículo 19 en adelante) Pablo nos habla del ejemplo de 2 colaboradores suyos: Timoteo y  Epafrodito.

Acerca de Timoteo, Pablo afirma: “a ninguno tengo del mismo ánimo y que tan sinceramente se interese por vosotros” (vs. 20), “pero ya conocéis los méritos de él, que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio” (vs. 22). Por otra parte, Pablo dice acerca de Epafrodito: “mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero y ministrador de mis necesidades” (vs. 25), “porque él tenía gran deseo de veros a todos vosotros” (vs. 26), “porque por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte, exponiendo su vida para suplir lo que faltaba en vuestro servicio por mí”.

En nuestra sociedad actual,  donde predominan  el egoísmo, la auto – exaltación y el provecho personal, la Palabra de Dios nos presenta el testimono de siervos de Dios, que son ejemplos para nosotros. Por supuesto que nuestro mayor ejemplo es del Señor Jesucristo, quién lo dejó todo y se humilló a sí mismo por causa de nuestro pecado, y  fue “obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (vs. 7 -8).  Pero también vemos el ejemplo de hombres como Timoteo y Epafrodito. Mientras la actitud de otros pudo ser el conformismo, la indiferencia, la auto – complacencia o el desanimo,  estos colaboradores de Pablo, tuvieron el valor para marcar la diferencia.

Eso mismo quiere Dios de nosotros. Dios quiere que seamos creyentes que tengamos el valor de marcar la diferencia.

PUNTO DE ACCIÓN:

¿Qué habla a nuestra vida el ejemplo de estos siervos de Dios?. ¿Estamos marcando la diferencia, en el hogar, el trabajo, nuestro lugar de estudio, en el ministerio, en la iglesia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: