Quién cae sobre quién

27 enero 2010

Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre quien ella cayere, le desmenuzará” (Luc. 20:18).

Todo hombre, lo acepte o no lo acepte, tarde o temprano, tendrá que vérselas con Cristo. Todo hombre tendrá que tener un encuentro con Cristo. Aquí en este versículo hay dos acciones referidas al hombre con Cristo, la una en este tiempo y la otra en el tiempo del fin. Si no nos encontramos con Cristo durante esta era, lo veremos al final de ella.

El Señor pocas veces habló del juicio, porque él vino a inaugurar el “año agradable del Señor”. Sin embargo, tampoco rehuyó el tema cuando fue preciso tocarlo. Y cada vez que lo menciona, es como para atenderlo.

¿Qué significan estos dichos del Señor, esta transposición de ideas que suenan casi a juego de palabras? Significan que, en esta era, los que vienen a Cristo, son quebrantados por él, y que al final de esta era, los que hoy no vengan a Cristo, serán condenados por él. La primera es una obra de misericordia. La segunda será una obra de juicio.

Los que vienen a Cristo en este tiempo, serán tratados por él. Sin embargo, la Piedra no será pesada para ellos. Su ser exterior –su alma– será quebrantada, pero no destruida. Sufrirán dolores, pero siempre esos dolores estarán suavizados con las caricias del Señor. Eventualmente podrá haber un ‘ay’ en sus labios, pero no serán motivo de que otros digan 3 ayes lamentando su suerte (Ap. 8:13). Junto con ser quebrantados, ellos son reconstituidos, es decir, despojados de Adán y revestidos con Cristo.

Al final del quebrantamiento habrá galardón. Tras la cruz, vendrá la corona (es decir, reino). Sus lágrimas serán eternamente enjugadas y su corazón eternamente consolado. Del quebrantamiento presente no habrá más memoria.

Sin embargo, ‘ay, ay, ay’ de aquellos sobre los cuales la Piedra caerá. Aunque procuren escapar, no habrá posibilidad. Intentarán desandar lo andado, pero no habrá lugar. Será como huir de delante del león y encontrarse con un oso (Amós 5:18-19); será como un día de tinieblas, no de luz. Toda mano se debilitará, y toda rodilla será débil como agua. Los pies no servirán para correr ni la boca para pedir socorro. Entonces dirán a los montes y las peñas: “Caed sobre nosotros y escondednos del rostro de aquel que está sentado en el trono, y de la ira del Cordero, porque el gran día de su ira ha llegado, y ¿quién podrá sostenerse en pie?” (Ap. 6:16).

¡Qué gran diferencia entre los que son quebrantados hoy y los que serán desmenuzados mañana! Todo depende de quién cae sobre quién. ¿Caemos nosotros sobre Cristo, o él cae sobre nosotros? Lo primero nos quiebra para luego reconstruirnos con materiales más nobles, lo segundo nos desmenuza para nunca más ver la luz.

¡Ven, caigamos sobre Cristo hoy!

Fuente: Aguas Vivas (Usado con permiso)


Preguntas frecuentes que hacen los niños

14 enero 2010

Los hijos pueden enredar a sus padres cuando preguntan sobre asuntos sexuales. A continuación señalamos algunas preguntas y respuestas. Son aproximaciones que no agotan el tema pero son útiles para la reflexión y para estar mejor preparados cuando enfrentemos las siguientes situaciones.

Los varones pueden preguntar: ¿porque las niñas no tienen pene?

Los preescolares hacen esta pregunta. Se debe señalar que justamente esta es la diferencia que existe entre las niñas y los varones. Esta respuesta puede satisfacer la curiosidad del menor y generalmente en estos momentos no será necesario dar más detalles. El momento del baño es oportuno para responder esta interrogante. Debemos aclarar algunas nociones equivocadas que comienzan a gestarse en esta edad. Por ejemplo, el varón puede suponer que perderá su pene en algún momento y la niña puede creer que lo tuvo o lo tendrá en su futuro. Estas nociones deberán ser aclaradas.

¿De dónde vienen los niños? ¿Cómo se forman los bebes?, ¿Cómo nací yo?

Para muchos niños es un misterio pensar como entró y salió del vientre de su madre. Pero también para los padres estas preguntas desconciertan y se tornan difíciles de responder. Debemos hacerlo con honestidad, en forma clara y evitando todo tipo de fantasías. Tampoco se trata de entrar en complejas explicaciones. Para responder estas interrogantes debemos tener en cuenta el grado de conocimiento que tiene el menor. Debe quedar lo más claro posible que el vientre de la madre tiene un lugar apropiado y especial para alojar a los niños que se están formando.

Se sugiere en primera instancia, responderle con la misma pregunta: y a ti… ¿qué te parece? Una vez conocido su grado de entendimiento nuestra respuesta podrá ser más acertada. Por ejemplo, las primeras respuestas pueden ser: tu papito y yo nos amamos mucho, un día decidimos tenerte y así fue que él puso dentro de mí algo como si fuera una semillita que se unió a mi cuerpo y como resultado de esto te fuiste formando en mi cuerpo hasta los 9 meses. Una vez crecido el médico me ayudó en el hospital a que nacieras. Nuestra respuesta debe dejar en claro los siguientes aspectos:

– El niño debe conocer que los dos padres intervienen en la formación del bebe. Los dos son necesarios e indispensables para su formación.

– La unión de ambos forma el bebe.

– Dicha unión es fruto del amor y del placer que esto origina.

– Por lo tanto, su llegada ha sido esperada y aceptada por los padres.

Siempre debemos cuidar el tono, la expresión y el grado en que se comunican los sentimientos en relación con sus antecedentes de gestación. Tal vez no haya significado una buena experiencia, muy dolorosa física o afectivamente. Pero una niña que oye a su madre hablar con calma, tranquilidad y alegría otorgará elementos positivos para su hija. Esto no significa que debemos ocultar el grado de sufrimiento que significa el parto y otras situaciones eventuales que puedan ocurrir. Pero puede explicarse con claridad, que la alegría del producto de gestación es mayor que el sufrimiento transitorio que pudo experimentar.

Una vez que los niños se forman en el vientre de mamá, ¿por dónde sale?

Claramente debemos decir la verdad. Mamá tiene un orificio, al igual que todas las niñas y mujeres, por donde salen los niños, un orificio distinto por donde se orina o se defeca. El nombre de dicho orificio se llama vagina (recordamos que siempre se debe decir los órganos y las funciones únicamente por su nombre correcto) y se dilata cuando el bebe esta pronto para salir y luego vuelve a su tamaño habitual. Recalcamos cuidar los sentimientos que acompañan esta explicación ya que frecuentemente está asociada con la descripción de dolores, molestias y sufrimientos que atemorizan desmedidamente este acto.

Preguntas sobre el acto sexual

Se puede explicar que mamá y papá se quieren mucho por lo que además de abrazarse y besarse, pueden unir estrechamente sus cuerpos y ambos sentir mucho placer. Por este motivo este acto se llama hacer el amor, dejando bien claro que justamente es un acto de amor que ambos tienen entre sí.

En cuanto al papel del padre, ¿cómo pone papá la semilla para formar el bebe?

Es importante señalar la acción masculina en la formación de los hijos. El niño tiene derecho de saber que el padre también tiene un rol decisivo en la gestación. La explicación que un hijo es el resultado también de la existencia de la erección, penetración y eyaculación del hombre acompañado de mutuo amor y placer y que esto trae como resultado un nuevo ser, será muy enriquecedor.

Cuando papá no está

El menor debe entender claramente que tiene papá. Jamás se debe negar al padre. Debe saber que hubo razones por las que ambos padres no pudieron vivir juntos. El no tiene ninguna responsabilidad sobre las causas que originaron que el padre no esté con ellos.

¿Cómo puede una mujer que no está casada y sola, tener un bebe?

Cuando tienen esta curiosidad será necesario aclarar que tanto el hombre como la mujer están aptos para la procreación sin necesidad de que ambos estén casados.

Sin embargo es necesario comunicar el concepto que todo niño tiene el derecho de tener padre y madre y ambos con un compromiso amoroso y legal para que él pueda crecer y desarrollarse en las mejores condiciones.

Inquietudes que comienzan en la pubertad

A partir de esta edad las inquietudes pasan por muy diversas temáticas. Es necesario dar información para adquirir conocimientos que mitiguen sus inquietudes e ignorancia. En esta etapa es fundamental la transmisión de actitudes y el desarrollo de valores que sustentarán su conducta. Acompasar nuestra docencia con nuestro ejemplo y coherencia darán los mejores resultados a la hora de encarar todas sus interrogantes.

Las siguientes son algunas de las inquietudes que tarde o temprano estarán en su conciencia y sobre las cuales giraran sus dudas:

– Sobre lo que sucede en mi cuerpo. Cambios puberales. Clarificación de ideas sobre menstruación y eyaculación. Tamaño de sus genitales. Aparición de vello, tamaño del crecimiento mamario. Variaciones normales en el desarrollo humano ¿Seré normal?

– Conceptos de sexualidad. Soy mujer. Soy hombre. Diferencias de uno y otro sexo.

– Sensaciones Sexuales. Deseo sexual. Masturbación. Clarificación de ideas.

– ¿Podré formar pareja?

– ¿Porqué se vive en familia?

– ¿Podré procrear? Características de la reproducción. Embarazo. Edad ideal para la procreación.

– ¿Qué es la relación sexual? ¿Cuáles son sus objetivos? La función afectiva, de comunicación, de placer y reproducción.

– ¿Qué es la homosexualidad? ¿Cómo se produce?

– Enfermedades de Transmisión Sexual. ¿Cómo prevenirlas? Formas de contagio. Conductas de riesgo. El VIH/SIDA.

Estas son algunas de las múltiples interrogantes que los adolescentes comenzarán a tener. Los padres tendrán que manejar estos temas y pedir asesoramiento.

Acerca de su menarca y menstruación

Entre las múltiples interrogantes descritas citamos algunas consideraciones sobre la menarca y menstruación. La menstruación es un hecho biológico normal en toda mujer en edad genital y se denomina menarca a la primera menstruación. Habitualmente ocurre entre los 9 y 12 años. A pesar de ser un hecho fisiológico sigue teniendo connotaciones de prejuicio, vergüenza y oscuridad en muchos sectores de la población, inclusive en los propios niños y adolescentes.

Estos son algunos elementos que se deben tener en cuenta a la hora de transmitir información sobre la menstruación en las niñas:

– Reflexionar como vive la madre su propio experiencia menstrual y qué es lo que está transmitiendo con sus gestos, actitudes, sentimientos cuando habla sobre el tema.

– Aclare todas sus posibles dudas y curiosidades sobre el sangrado menstrual. Existen fantasías, tabúes, ignorancia, prejuicios y falsos conceptos que seguramente sus pares le mencionaron y que será necesario responder.

– Explicar que la menarca constituye una señal de que esta transitando por el camino que lleva de la niñez a la adultez. y que durante los primeros meses el ciclo podrá ser irregular como una "señal de ajuste” de su aparato reproductor y que luego seguramente su ciclo se regularizará.

Con relación a las emisiones nocturnas en los varones

Antes que llegue la pubertad los niños debieran saber qué les sucederá llegado este tiempo. Los cambios físicos y emocionales pueden ser descritos con anterioridad para que no los tome desprevenidos. Con relación a las emisiones espontáneas nocturnas de semen deberán conocer el hecho como totalmente natural y fisiológico durante este tiempo. Esto les dará tranquilidad y evitarán temores y desconcierto. Manchar su ropa interior o su cama no le debe engendrar culpabilidad ni temor a ser descubierto. Un ambiente natural sobre el tema le ayudará a tener un concepto adecuado.

Tomado del libro: “Algunas consideraciones sobre el Rol de los Padres en la Educación Sexual de sus Hijos” de Jorge Patpatian