La cultura light y su influencia en los cristianos

13 agosto 2010

La fuerza de vivir una vida “light”, el mismo ser humano se ha vuelto un hombre y una mujer “light”, quieren vivir y gozar la vida aquí y ahora, una vida sin consistencia ni compromisos, sin deberes, pero sí insistiendo en todos sus derechos, no para asumir mayores responsabilidades, sino para poder disfrutar y gozar con menos limitaciones.

El término “light”, que significa “ligero”, nació en los años 80’s en EE.UU. Esto, al principio se relacionó con el “jogging” y la vida de gimnasio, pero aplicado a la vida, da como resultado el mensaje de que: todo es ligero, descafeinado, lo que refleja un modelo de vida pobre en el que la esencia de las cosas ya no importa. Sólo importa lo superficial. El hombre “light” Hombre “light” es el hombre vacío por dentro, sin criterios, sin objetivos, sin metas, sin capacidad de entrega a algo que para él sea un valor; algo por lo cual sea capaz de vivir y hasta morir; algo por lo cual sea capaz de sacrificarse. Es la misma visión humana de Víctor Frankl: “El hombre es un ser de hondura; para vivir una vida lleno no le basta, como el animal, tener comida y sexo”. El Dr. Rojas califica a ese hombre, como hombre “light” y lo explica: En los últimos años se han puesto de moda productos light; productos a los que se les ha quitado el elemento más específico y se les ha dejado empobrecidos “sin ser lo que son”. Así tenemos tabaco sin nicotina, leche sin grasa, café sin cafeína, etc. De igual modo, nuestra civilización materialista esta anulando al hombre verdadero y sustituyéndolo por un hombre sin hombría, un espíritu sin espiritualidad y sin compromiso, un hombre sin capacidad de entrega y sacrificio: el hombre “light”.

He aquí la descripción que hace Rojas de ese tipo de hombre deshumanizado: “Se trata de un hombre relativamente bien informado, pero con escasa educación humana, muy entregado al pragmatismo por una parte, y a bastantes tópicos por otra. Todo le interesa, pero a nivel superficial; no es capaz de hacer la síntesis de aquello que percibe y, en consecuencia, se ha convertido en un sujeto trivial, ligero, frívolo, que acepta todo, pero que carece de unos criterios sólidos para su conducta. En él todo se torna etéreo, leve, volátil, banal, permisivo. Ha visto tantos cambios, tan rápidos y en tiempo tan corto, que empieza a no saber a qué atenerse; o lo que es lo mismo, hace suyas afirmaciones contradictorias como” todo vale” y “nada vale”. Este hombre puede ser muy bueno como profesional, abogado, ingeniero, médico, pero a nivel moral está a la deriva, sin saber ni querer saber hacia dónde dirigirse.

1) La vida “light” pone un gran énfasis en el hedonismo y sostiene que es más importante la emoción en vez de la razón. El hedonismo es la doctrina filosófica basada en la búsqueda del placer y la supresión del dolor como objetivo o razón de ser de la vida (Epicuro de Samos 341-270 AC). La palabra hedonismo viene del griego hedoné que significa: placer

  • Sacar tiempo para el disfrute.
  • Decidir darse gusto. La búsqueda del placer es una condición del ser humano.
  • Explorar, buscar, indagar1.4 No racionalizar tanto las emociones agradables: Hoy voy a tratar de aprovechar cada minuto agradable, lo voy a degustar con la avidez de quien devora el último sorbo de alegría, hoy me voy a recostar descaradamente en las buenas y no en las malas.

¿Cuál es nuestra respuesta desde la palabra de Dios?

Pablo dijo: “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica” (1 Co 10:23).

Salomón también agrega: “Alégrate joven en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios” (Ec 11:9).

2) La vida “light” se enfoca en el materialismo y dice que es más importante el tener que el ser (Lucas 9:24 ). Tanto tienes, tanto vales.

“La lascivia del consumismo, por una vida mejor está desestabilizando inherentemente nuestras vidas personales y económicas. Puesto que no estamos satisfechos con los bienes que poseemos y puesto que nuestra auto-estimación está conectada a nunca ajustarnos a lo menos, debemos siempre estar ganando y adquiriendo más. Puesto que trabajamos más horas, llenamos nuestras vidas con cada vez más actividades que nos actualizan, e incrementamos nuestros gastos para que podamos tener una mejor vida ahora. En esta forma somos esclavos de nuestra satisfacción, tiempo, y dinero” (Por P. Timothy V. Varerek).

Marx enseñó que el lujo es un defecto, tanto como la pobreza, y que nuestra meta debe consistir en ser mucho, y no en tener mucho.

La persona consumista no practica la solidaridad, la generosidad y la compasión, se vuelve insensible, egocéntrica y avariciosa.

¿Cuál es nuestra respuesta desde la palabra de Dios?

Dios se interesa más por el ser que por el tener. “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. Pues ¿qué aprovecha al hombre si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo?” (Lc 9:24-25).

El Señor no está en contra de que los cristianos tengan prosperidad, siempre y cuando usen los métodos lícitos para ello y que las posesiones materiales no los aparten de vivir siempre para la gloria de Dios.

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” (3 Jn 3).

3) La vida “light” se pronuncia por la permisividad y dice que nada está prohibido y hay que experimentar todo.

La ética permisiva sustituye a la moral. Es así que todo está permitido, todo es válido. El lema es: no exigir demasiado y alcanzar una tolerancia absoluta. De este modo no hay límites entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo que no lo es.

¿Cuál es nuestra respuesta desde la palabra de Dios?

“Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros” (Gá 5: 13).

“Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados” (Ro 6:17).

Conclusiones

La vida “light” ya no es un estilo de vida practicado sólo en países desarrollados, a fuerza de ser sinceros, la tecnología, el internet, los medios de comunicación social llegan a todas partes, aun a las comunidades más alejadas de la civilización y las iglesias no escapan de esta influencia.

Muchos jóvenes ahora ya no quieren comprometerse con un proyecto de largo plazo, les cuesta ser guiados por sus convicciones, se han vuelto muy superficiales en sus creencias y en su espiritualidad.

Los valores fundamentales de la vida están siendo relativizados por esta sociedad.  ¿Cuál debería ser nuestra respuesta como cristianos a esta corriente de pensamiento que se ha convertido en un estilo de vida?

Necesitamos estudiar un poco más este fenómeno filosófico e ideológico desde la palabra de Dios, para orientar adecuadamente a las nuevas generaciones.

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Jn 8:32).

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Ro 12:2).

Usado con permiso / ObreroFiel.com

Anuncios

La Pureza Sexual en el Nuevo Testamento

10 agosto 2010

Toma un tiempo para leer este material, recomendamos su lectura, además tiene la opción de “bajarlo” a su computadora.

View this document on Scribd

Nuestro anhelo es compartir valores espirituales de la Palabra de Vida para llevar una vida que glorifique el nombre de nuestro buen Dios y de nuestro Señor Jesucristo.