Fundamento para un Matrimonio Duradero

20 diciembre 2010

Hoy un matrimonio duradero es una rareza, pero sin embargo, no se lo entrevista para descubrir el secreto de su éxito en medio de tantos fracasos. Estudiaremos el tema, por la otra punta del ovillo, desde las conductas más comunes que conducen al derrumbe matrimonial.

Veamos cuales son básicamente las tres razones por la cuales los matrimonios comienzan a verse como desconocidos al pasar el tiempo  y terminan en separación. La mayoría de las parejas llegan al altar con:

1 – FALSAS EXPECTATIVAS

Tanto los hombres como las mujeres comienzan su vida de casados con expectativas de libro de cuento de hadas y con una preparación limitada para ser esposo o esposa.

El piensa: “Me caso con ella, porque gusta como es en todo, y así la quiero para toda la vida y se la imagina “vestida de novia” en todos los quehaceres de la casa (el pobre cree que su “novia” no va a cambiar…y cambiará).

Ella piensa: “Me caso con él porque es un buen muchacho, aunque tiene algunos defectos de familia producto de la educación que le dio mi querida suegra, pero que yo voy a cambiar para mejor.”

En verdad todos cambiamos con los años, pero no para donde nuestros cónyuges  quieren.

2 – FALTA DE CONOCIMIENTO MUTUO

Tanto los hombres como las mujeres les falta conocimiento en cuanto a las diferencias generales que hay entre los sexos.

Diferencias mentales/emocionales

1. Las mujeres tienden as ser más personales, mientras que los hombres suelen orientarse hacia el desafío y la conquista.

Los hombres tienden a mostrarse menos deseosos y a ser menos entendidos en cuanto a construir relaciones íntimas, tanto con Dios como con otros. Un ejemplo de ello es que por lo general son las mujeres quienes compran libros acerca del matrimonio.

También suelen ser ellas las que desarrollan el interés inicial por conocer a Dios e ir a la iglesia.

Varón, ¿Comprendes que la habilidad natural de tu esposa para desarrollar relaciones puede ayudarle a cumplir los dos mandamientos mayores “amar a Dios y a otros”? – Mateo 22:36-40 – Dios sabía de naturaleza del hombre y dijo “No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea (un complemento, no suplemento) para él” – Gén. 2:18 – ).

2. Las mujeres tienden a encontrar su identidad en las relaciones interpersonales; mientras que los hombres la consiguen mediante su vocación.

3. Un hombre puede deducir lógicamente los beneficios de cierto cambio y en minutos quedar mentalmente satisfecho en cuanto al mismo. No así la mujer, ella se concentra en las consecuencias inmediatas del establecerse de nuevo en un lugar diferente y tarda para superar el ajuste inicial antes de entusiasmarse con las posibles ventajas.

4. Los hombres tienden a expresar su hostilidad por medio de la violencia física, mientras que las mujeres suelen ser mas verbalmente expresivas.

El American Institute of Family Relations, en Los Ángeles halló que:

1. La mujer posee una mayor vitalidad constitucional, quizás debido a su estructura cromosómica única. Normalmente, las mujeres viven de tres o 10 años más que los hombres.

2. El metabolismo de una mujer es por lo general más lento que del hombre.

3. Los hombre y las mujeres son diferentes en su estructura esquelética; ya que esta últimas tienen la cabeza más corta, la cara mayor, una barbilla menos prominente, las piernas más pequeñas, y el tronco más largo.

4. La mujer tiene unos riñones, un hígado, un estómago y un apéndice mayores que el hombre; pero unos pulmones más pequeños.

5. Las mujeres poseen varias funciones únicas e importantes: la menstruación, el embarazo y la lactancia; y sus hormonas son de un tipo diferentes y más que las del hombre.

6. La tiroides de la mujer es mayor y más activa. Esta se agranda durante el embarazo y la menstruación; hace a las mujeres más propensas al bocio; les proporciona resistencia al frío; está asociado con su piel suave, su cuerpo relativamente sin pelo y su espesa capa de grasa subcutánea.

7. La sangre de la mujer contiene más agua y un 20% menos de glóbulos rojos. Puesto que son los glóbulos rojos los que proveen oxígeno a las células del cuerpo, las mujeres se cansan más fácilmente y tienen una tendencia mayor a desmayarse. De modo que su vitalidad constitucional se limita a la duración de su vida.

8. Por término medio, el hombre posee un 50% más de fuerza bruta que la mujer (3l 40% del peso de un hombre es de músculo; mientras que en la mujer es sólo un 23%).

9. El corazón de la mujer late más rápidamente que el del hombre (un promedio de 80 latidos por minuto contra 72). La presión sanguínea de una mujer (10 puntos más baja que la de un hombre), varía de minuto a minuto; pero la mujer tiene menos tendencia a sufrir de presión alta—por lo menos hasta después de la menopausia.

10. La capacidad vital de la mujer, o poder respiratorio, es bastante más bajo que la de un hombre.

11. La mujer soporta mejor las temperaturas elevadas que el hombre, ya que su metabolismo varía menos de velocidad.

Diferencias sexuales

1. El impulso sexual de la mujer está relacionado con su ciclo menstrual, es por eso tiene más marcados los deseos sexuales días previos a la menstruación. En cambio en el hombre, el es constante. La hormona testosterona juega un papel importante en cuanto a estimular el deseo sexual del hombre diariamente. Es por eso que podemos decir, risueñamente, que lo que los hombres tenemos, no es “la  idea fija” sino la hormona fija.

2. La mujer es más bien estimulada por el tacto y la palabras románticas. Se sienten mucho más atraídas por la personalidad de un hombre; en cambio los hombres son más atraídos por la vista.

3. La mujer necesita horas enteras de preparación emocional y mental para la relación sexual; el hombre necesita poco o nada de tiempo. El trato áspero puede fácilmente quitarle la mujer el deseo de tener esa clase de intimidad por varios días.

4. El hombre comienza la vida de matrimonio creyendo que lo sabe todo acerca del sexo y muy poco acerca del amor verdadero y desinteresado. No está tan bien equipado para expresar el amor desinteresado, o deseoso de fomentar el matrimonio con objeto de que llegue a ser una relación amorosa y duradera, como la mujer.

Diferencias intuitivas

¿Qué es exactamente esta “intuición femenina”? No es algo místico. Según un equipo de investigación de la Univ. de Stanford, la mujer cata mensajes subconscientes más rápidamente y con mayor precisión que el hombre. Puesto que esta intuición está basada en un proceso mental inconsciente, la mujer no sabe dar explicación específica en cuanto al por qué siente “algo”. Simplemente percibe algo acerca de una situación o una persona mientras el hombre tiende a seguir un análisis lógico de las circunstancias.

¿CUAL ES EL PRINCIPIO DE SOLUCIÓN?

El amor del esposo es fundamental

¿Qué pasa si no hay un buen fundamento y tu matrimonio está deficiente?

1. Según el Dr. Ed Wheat, “la mujer que no se siente amada puede desarrollar un sinfin de dolencias físicas graves que necesiten miles de dólares para su tratamiento. ”

2. Según el Dr. James Dobson dice que “cada aspecto de la existencia emocional y física de la mujer depende del amor romántico que recibe de su esposo. “

3. Según John Drescher, “la falta de amor de un esposo por su esposa, puede afectar drásticamente el desarrollo emocional de los hijos. “

4. Hay más probabilidad de encontrar una esposa y unos hijos rebeldes en el hogar de un hombre que no sabe cómo mantener amorosamente a su familia.

5. Cuando un hombre se conforma con un matrimonio deficiente, está perdiendo su reputación delante de todo el mundo, y expresando: “No me importa lo que prometí en el altar; ya no voy a seguir intentándolo.”

6. El hijo de un esposo falto de amor, aprenderá probablemente muchas de las maneras impropias de tratar a su futura esposa tomando ejemplo de su padre.

Tres tipos esenciales de amor que deben ir juntos

Las personas se casan pensando que nunca pasará nada malo entre su pareja y que “serán felices para siempre”, pero: “Por cada dos matrimonios hay un divorcio.” ¿Por qué?

Es que desde niños se nos ha enseñado por todos los medios de comunicación la versión de Hollywood del amor. Pero no se tarda mucho en descubrir que la mera pasión que gira en torno al placer sexual, no es suficiente en sí para establecer una relación duradera. Hay por lo menos tres tipo de amor. Cada uno de los cuales es completamente único en su género: el compañerismo, la pasión y el amor verdadero, todos necesarios

El Compañerismo: Es el tipo de amor que estimula de un modo agradable los cinco sentidos. Así como te gusta la pizza o la música clásica. Aunque este amor es el fundamento de muchos matrimonios, no siempre resiste la presión del tiempo. Todos cambiamos con el tiempo y el peligro surge cuando uno base su amor en características cambiables que es el atractivo del compañerismo. El compañerismo en sí, es difícil de madurar.

La Pasión: Es la forma de amor sensual y físico que produce a menudo el envolvimiento corporal ardiente antes y después del matrimonio. El amor eros excita nuestros sentidos y estimula nuestros cuerpos y nuestras mentes—es el tipo de amor que anhela que la otra persona incite y satisfaga los instintos sexuales de uno. Este amor se encuentra en el matrimonio; pero si tal pasión existe sin el amor verdadero, por lo general la lujuria da a paso a lo peor. La historia de David y Betsabé, como así la de Amnón, Tamar y Absalon -2º Samuel 11 y 13 –  Nos habla del peligro del amor eros desubicado.

El amor verdadero: es algo completamente diferente y significa: “Veo en ti una necesidad; déjame tener el privilegio de satisfacerla”. En lugar de tomar para sí mismo, el autentico y verdadero amor da. Nos motiva para que ayudemos a los demás a desarrollar todo en su potencial en la vida. Pero lo que es aún más importante: el amor verdadero no pone condiciones—no dice: “Seré amigo tuyo si también tú me das tu amistad”; ni: “Deseo que seas mi novia porque eres guapa y quiero que la gente no vea juntos”; ni tampoco: “Quiero ser tu amigo porque tu familia es rica”. Este amor no busca ganancia, sino solamente dar. Es un amor sacrificial como el de Cristo – Efesios 5:25 -.

Las personas se casan pensando que nunca pasará nada malo entre su pareja y que “serán felices para siempre”, pero: “Por cada dos matrimonios hay un divorcio.” ¿Por qué?

Es que desde niños se nos ha enseñado por todos los medios de comunicación la versión de Hollywood del amor. Pero no se tarda mucho en descubrir que la mera pasión que gira en torno al placer sexual, no es suficiente en sí para establecer una relación duradera. Hay por lo menos tres tipo de amor. Cada uno de los cuales es completamente único en su género: el compañerismo, la pasión y el amor verdadero, todos necesarios

El Compañerismo: Es el tipo de amor que estimula de un modo agradable los cinco sentidos. Así como te gusta la pizza o la música clásica. Aunque este amor es el fundamento de muchos matrimonios, no siempre resiste la presión del tiempo. Todos cambiamos con el tiempo y el peligro surge cuando uno base su amor en características cambiables que es el atractivo del compañerismo. El compañerismo en sí, es difícil de madurar.

La Pasión: Es la forma de amor sensual y físico que produce a menudo el envolvimiento corporal ardiente antes y después del matrimonio. El amor eros excita nuestros sentidos y estimula nuestros cuerpos y nuestras mentes—es el tipo de amor que anhela que la otra persona incite y satisfaga los instintos sexuales de uno. Este amor se encuentra en el matrimonio; pero si tal pasión existe sin el amor verdadero, por lo general la lujuria da a paso a lo peor. La historia de David y Betsabé, como así la de Amnón, Tamar y Absalon -2º Samuel 11 y 13 –  Nos habla del peligro del amor eros desubicado.

El amor verdadero: es algo completamente diferente y significa: “Veo en ti una necesidad; déjame tener el privilegio de satisfacerla”. En lugar de tomar para sí mismo, el autentico y verdadero amor da. Nos motiva para que ayudemos a los demás a desarrollar todo en su potencial en la vida. Pero lo que es aún más importante: el amor verdadero no pone condiciones—no dice: “Seré amigo tuyo si también tú me das tu amistad”; ni: “Deseo que seas mi novia porque eres guapa y quiero que la gente no vea juntos”; ni tampoco: “Quiero ser tu amigo porque tu familia es rica”. Este amor no busca ganancia, sino solamente dar. Es un amor sacrificial como el de Cristo – Efesios 5:25 -.

Escrito por: Osvaldo Maccio


Relación entre Padres e hijos adolescentes

13 diciembre 2010

Los enfrentamientos crónicos entre los padres y los hijos adolescentes son una etapa “casi normal” durante un periodo de la convivencia. Ante esta situación es ideal preservar determinados aspectos de la relación para que una vez superado el momento todo vuelva a ser como era antes.

Los padres frecuentemente se preocupan o confunden por los cambios en sus hijos adolescentes. Cada joven es un individuo, con una personalidad única y con intereses propios, sus propios gustos y disgustos.

Sin embargo, hay numerosos factores comunes en el desarrollo que todos confrontan durante los años de la adolescencia. Las emociones y el comportamiento normales del adolescente en los años de la escuela intermedia y de los primeros de la secundaria se identifican en la lucha con su sentido de identidad, en que se siente extraño o abochornado consigo mismo o con su cuerpo.

También se nota en que generalmente, se enfoca en sí mismo, alternando entre altas expectativas y un pobre concepto propio, lo influencian los amigos en su modo de vestir e intereses, su humor es cambiante, mejora su habilidad del uso del lenguaje y su forma de expresarse.

Muchas veces tiene menos demostraciones de afecto hacia los padres; ocasionalmente el adolescente se pone grosero, se queja de que los padres interfieren con su independencia, y tiene la tendencia a regresar al comportamiento infantil, particularmente cuando está bajo mucho estrés.

El joven en este periodo, también tiene un interés mayormente del presente, y pensamientos limitados acerca del futuro, se expanden y aumentan en importancia los intereses intelectuales.

En el aspecto sexual muestran timidez, sonrojo y modestia, muestran mayor interés en el sexo opuesto y movimiento hacia la heterosexualidad con miedos de la homosexualidad, se preocupan por su atractivo físico y sexual con relación a otros, y viven frecuentes cambios de relaciones, y preocupación por si es normal o no.

En el aspecto que se refiere a la moralidad y los valores, pone a prueba las reglas y los límites, aumenta la capacidad para pensar en manera abstracta, desarrollan los ideales y se seleccionan modelos de comportamiento, presentan mayor evidencia consistente de tener conciencia, y experimentan con el sexo y las drogas (alcohol, cigarrillos y marihuana).

Los adolescentes varían muy poco con relación a lo anteriormente descrito, pero las emociones y el comportamiento descritos antes son, en general, considerados normales para cada fase de la adolescencia.

La Biblia y la Adolescencia

Eclesiastés 11:9 Alégrate, joven, en tu adolescencia, y tenga placer tu corazón en los días de tu juventud. Anda según los caminos de tu corazón y según la vista de tus ojos, pero ten presente que por todas estas cosas Dios te traerá a juicio. 10 Quita, pues, de tu corazón la ansiedad, y aleja de tu cuerpo el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad.

Eclesiastés 12:1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud: antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: “No tengo en ellos contentamiento”;

Proverbios 3:1 Hijo mío, no te olvides de mi instrucción, y guarde tu corazón mis mandamientos; 2 porque abundancia de días y años de vida y bienestar te aumentarán. 3 No se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello. Escríbelas en las tablas de tu corazón, 4 y hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres. 5 Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia inteligencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus sendas.

Proverbios 1:7 El temor de Jehová es el principio del conocimiento; los insensatos desprecian la sabiduría y la disciplina. Advertencia contra la codicia 8 Escucha, hijo mío, la disciplina de tu padre, y no abandones la instrucción de tu madre; 9 porque diadema de gracia serán a tu cabeza y collares a tu cuello. 10 Hijo mío, si los pecadores te quisieran persuadir, no lo consientas. 11 Si te dicen: “Ven con nosotros; estemos al acecho para derramar sangre y embosquemos sin motivo a los inocentes;

Proverbios 4:1 Oíd, hijos, la enseñanza de un padre; estad atentos para adquirir entendimiento. 2 No abandonéis mi instrucción, porque yo os doy buena enseñanza. 3 Pues yo también fui hijo de mi padre, tierno y singular delante de mi madre. 4 Y él me enseñaba y me decía: “Retenga tu corazón mis palabras; guarda mis mandamientos y vivirás.” 14 No entres en el sendero de los impíos, ni pongas tu pie en el camino de los malos. 15 Evítalo; no pases por él. Apártate de él; pasa de largo.

Proverbios 6:20 Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, y no abandones la instrucción de tu madre. 21 Atalos siempre a tu corazón, y enlázalos en tu cuello. 22 Te guiarán cuando camines; te guardarán cuando te acuestes, y hablarán contigo cuando te despiertes. 23 Porque el mandamiento es antorcha, y la instrucción es luz. Y las reprensiones de la disciplina son camino de vida. 24 Te guardarán de la mala mujer, de la suavidad de lengua de la extraña.

Proverbios 13:18 Pobreza y vergüenza tendrá el que desprecia la disciplina, pero el que acepta la reprensión logrará honra.

Proverbios 15:31 El oído que atiende a la reprensión de la vida vivirá entre los sabios. 32 El que tiene en poco la disciplina menosprecia su vida, pero el que acepta la reprensión adquiere entendimiento.

1 Corintios 15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro arduo trabajo en el Señor no es en vano.

Efesios 6:10> Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis hacer frente a las intrigas del diablo;

Génesis 39:6 La mujer de Potifar calumnia a José era de bella presencia y de hermoso semblante. 7 Y sucedió después de estas cosas, que la mujer de su señor puso sus ojos en José y le dijo: _Acuéstate conmigo. 8 El rehusó y dijo a la mujer de su señor: _He aquí que mi señor, teniéndome a mí, no se preocupa de nada de cuanto hay en la casa. Ha puesto en mis manos todo cuanto tiene. 9 No hay otro superior a mí en esta casa; y ninguna cosa se ha reservado, sino a ti, porque eres su mujer. ¿Cómo, pues, haría yo esta gran maldad y pecaría contra Dios?

Daniel 1:8 Pero Daniel se propuso en su corazón no contaminarse con la ración de la comida del rey ni con el vino que éste bebía. Pidió, por tanto, al jefe de los funcionarios que no fuera obligado a contaminarse. 9 Dios concedió a Daniel que se ganara el afecto y la buena voluntad del jefe de los funcionarios,

Daniel 3:16 Sadrac, Mesac y Abed_nego respondieron y dijeron al rey: _Oh Nabucodonosor, no necesitamos nosotros responderte sobre esto. 17 Si es así, nuestro Dios, a quien rendimos culto, puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. 18 Y si no, que sea de tu conocimiento, oh rey, que no hemos de rendir culto a tu dios ni tampoco hemos de dar homenaje a la estatua que has levantado.

Éxodo 20:12 “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se prolonguen sobre la tierra que Jehová tu Dios te da.

Efesios 6:1 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. 2 Honra a tu padre y a tu madre (que es el primer mandamiento con promesa) 3 para que te vaya bien y vivas largo tiempo sobre la tierra.

2 Timoteo 2:22 Huye, pues, de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz con los que de corazón puro invocan al Señor.

Escrito por: Osvaldo Maccio

Fuente: Momento de Decisión


El cristiano y el baile

6 diciembre 2010

Quisiera tratar este tema con todos ustedes, para que juntos examinemos lo que Dios dice en su Palabra, con el propósito de que ella sea la que arroja luz sobre este aspecto que vamos a considerar. La Palabra de Dios es la autoridad máxima, y a ella debemos someternos todos por igual. Con ese espíritu,  vamos a escudriñarla, y también con amor a los hermanos que puedan pensar de otra manera.

¿Dónde está la enseñanza para la iglesia y para la conducta cristiana?; tenemos que ponernos de acuerdo acerca de este tema. Es fundamental. Todos estaremos de acuerdo en que toda la Biblia es la Palabra de Dios.  Sin embargo, debemos estudiar las Escrituras  en su debido contexto, por lo tanto no es correcto —como algunos pretenden—, tomar citas de los Salmos relacionadas con las danzas y el baile judío para aplicarlas al comportamiento cristiano. Más bien, deberíamos preguntarnos:

¿QUÉ DICE EL NUEVO TESTAMENTO  SOBRE EL ASUNTO?

Danzar o bailar se menciona solamente tres veces:

  1. Mateo 11:17 y Lucas 7:32: “Os tocamos flauta, y no bailasteis…”.
  2. Mateo14:6 y Marcos6:22:  “La hija de Herodías danzó…”.
  3. Lucas 15:25: “Y su hijo mayor…oyó la música y las danzas…”.

Esas son las únicas referencias que tenemos. Es interesante que ni en los Evangelios, ni en los Hechos, ni en las Epístolas haya un solo caso de alguien que danza o baila PARA ALABAR A DIOS. El único caso que describe movimientos junto con la alabanza, es el del “cojo de nacimiento” (Hechos 3:2-10) que después de ser sanado “entró con ellos en el templo,  andando, y saltando, y alabando a Dios. Y todo el pueblo le vio andar y alabar a Dios.”

Evidentemente eso no era baile, pero además vemos que en el Nuevo Testamento, la alabanza a Dios está relacionada con la boca, tanto en el ejemplo del Señor Jesús, como de otros y también en la enseñanza (doctrina) de las Epístolas. Veamos algunos ejemplos:

  1. Mateo 11:25: “…Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra…”
  2. Mateo 21:16: “…de la boca de los niños… perfeccionaste la alabanza”.
  3. Marcos 14:26: “Cuando hubieron cantado el himno, salieron al monte…”.
  4. Marcos 10: 21: “…Jesús se regocijó… y dijo: Yo te alabo, oh Padre…”.
  5. Hechos 16:25: “Pero a media noche… Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios”.
  6. Romanos15:9-11: “…cantaré a tu nombre… Alegraos… Alabad al Señor…”.
  7. Efesios 5:19: “…cantando y alabando al Señor en vuestros corazones…”.
  8. Hebreos 13:15: “…ofrezcamos… sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios…”.
  9. Santiago 5:13: “¿Está alguno alegre? Cante alabanzas”.

Hay otros pasajes del Nuevo Testamento que mencionan la alabanza, pero no nos aportan más cosas para nuestro tema, que podemos resumir así: NO HAY DANZA NI BAILE PARA LA IGLESIA según enseña el Nuevo Testamento  No hay ninguna mención de alabar a Dios de esa manera. Sí la hay en el Antiguo Testamento, donde el orden es para Israel. La alabanza ahora tiene su cauce a través de los que podemos expresar con nuestra BOCA. La boca es la “fuente” (Santiago 3:11) por donde salen los sentimientos de un corazón agradecido (Efesios 5:19 y 20), despertados por la inteligencia del creyente (1 Corintios 14:15) y se transforman en “sacrificios de alabanza” (Hebreos 13:15) que honran y glorifican a nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

¿DE DÓNDE PROCEDE ESTE BAILE?

En primer lugar ,no podemos decir que venga de Dios, ya que en las Escrituras vimos que esa no es ahora la manera de alabar al Señor. Tenemos que decir que viene del mundo, y lo vamos a explicar. Los tres enemigos espirituales que tiene el cristiano son: 1) El mundo, 2) El diablo, 3) La carne. Esto puede verse en Efesios 2:1 a 3.

¿QUÉ ES EL MUNDO?

Para ser breves, diremos que la Biblia nos habla del Mundo bajo tres aspectos distintos:

  1. el mundo como el planeta que habitamos (Juan 1:10).
  2. el mundo como la humanidad toda (Juan 3:16).
  3. el mundo como sistema, como esfera moral y espiritual donde se vive el hombre sin Dios.

(1 Juan 2:15 a 17, Santiago 4:4).

Ya que el planeta que Dios creó es algo hermoso, no tiene nada que ver con nuestros tema; sí podemos decir que además de hermoso, Dios lo hizo para nuestro bien, y en lo posible tenemos que disfrutarlo. El segundo aspecto, la humanidad en su conjunto, tampoco es malo, ya que “Dios amó al mundo” (toda la humanidad), nosotros también tenemos que amarla y demostrarlo en actitudes bondadosas hacia los que nos rodean, y además hacer todo lo posible para que las “buenas nuevas” lleguen a todos los seres que viven en este planeta. Pero el tercer aspecto es algo distinto, es negativo, es malo EL MUNDO COMO SISTEMA. El Señor Jesús, en su oración de Juan 17, afirmó: “…están en el mundo (vs.11) …no son del mundo” (vs.14 y 16)”. ¿Qué quiso decir el Señor con eso? Dijo que los cristianos estamos en el mundo, vivimos en el planeta, nos relacionamos con la sociedad a la que pertenecemos, pero no somos parte del SISTEMA. “…No son del mundo”, es lo que vemos también en Mateo 5: 13 y 14:  “Ustedes son la sal de la tierra…ustedes son la luz del mundo”, la sal y la luz son elementos distintos a la tierra y al mundo. Aquí, el Señor no sólo indica la diferencia, sino también la función del cristiano hacia el mundo. El hermano José M. Martínez, en su libro “Tu Vida Cristiana”, hablando sobre esto cuenta que visitando una fábrica en Portugal, se asombró de lo que estaba viendo: en medio de  una gran pecera, con peces de hermosos colores, cinco pajaritos volaban libremente. No podía entender lo que veía, hasta que acercándose, le explicaron que los pájaros estaban en una gran burbuja de cristal, que por la parte superior en forma de tubo salía fuera del agua, por donde los pájaros recibían el  aire y los alimentos. Aunque todos estaban dentro de la pecera, en realidad los peces y pájaros se hallaban en dos esferas distintas: unos en el agua y otros en el aire. Así es con el cristiano, está en el mundo, pero no es del mundo, se mueve en una esfera espiritual distinta, “en Cristo”, tal como lo enseña Efesios capítulo 1. En Filipenses 2:15, dice: “Para que seáis irreprensibles y sencillos hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo”. Ahí tenemos otra vez las dos esferas: “hijos de Dios”, por un lado, y “generación maligna y perversa”, por el otro. Refiriéndose a esta segunda esfera, el Señor Jesús dijo que Satanás es “el príncipe de este mundo” (Juan 12:31, 14:30 y 16:11). Y en 1 Juan 5:19 dice: “Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno”. Satanás es el perpetuo instigador del mal en el seno del mundo, en el seno de esta esfera o sistema. Este “mundo” es enemigo de Dios, y por lo tanto, enemigo del creyente.

Aquí es necesario detenerse y leer con atención 1 Juan 2:15 al 17: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.

Santiago 4:4 es muy enfático al preguntar: “¿No sabéis que la amistad con el mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”.
ES UN SISTEMA CONTAMINANTE

La seducción de este enemigo es no mostrarse como tal, sino más bien como amigo, como alguien que tiene muchas cosas para brindarnos. En esa estrategia usa distintas cosas para contaminar la vida espiritual del un creyente.

Hoy estamos pensando en una: EL BAILE. Ese baile manipulado por un discjockey, con luces que producen ciertos efectos estudiados, con un volumen impresionante de la música capaz de producir alteraciones físicas y emocionales, con letras que realmente son basura,  la mayoría de ellas. Todo un entorno para dar rienda suelta a la carne; ritmo y contorsiones que incitan a lo malo. Aun la vestimenta femenina, con minifaldas o ropa ajustada al cuerpo. Todo eso contamina la vida espiritual del creyente, como dice el Señor en Marcos 7:21 a 23. Por lo tanto, los creyentes no debemos participar de esto.

Qué foto distinta de lo que es el pueblo de Dios, nos muestra 1 Pedro 2:9: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes del aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”.

Tendríamos que leer y considerar detalladamente lo que dice 2 Corintios 6:14 a 7:1, porque es un llamado de Dios a no juntar lo cristiano con lo mundano. “¿Y qué comunión tiene la luz con las tinieblas?”. Ninguna, sin duda. “Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis por hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”.

Concluimos con las palabras de Romanos 12:1 y 2: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.  No os conforméis a este siglo (este sistema sin Dios), sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

Que así sea, para la gloria de Dios, y para bien de su pueblo.

Escrito por: Enrique Vázquez (Montevideo /Uruguay)

Fuente: Momento de Decisión