11 noviembre 2012

Bruselense

Se llama Síndrome Post-aborto (SPA), y afecta sobre todo a las mujeres que abortan, pero también a personas cercanas (el padre del niño abortado, familiares etc.).  No se manifiesta habitualmente de inmediato, sino que pueden transcurrir semanas, meses e incluso años, antes de que aparezcan los síntomas.

Como describen los psicólogos Schnake y Bennett, tras el aborto en la madre se crea una situación de conflicto entre su condición de madre y el papel que desempeña en la destrucción de la vida de su niño no nacido. Generalmente, esta situación de conflicto se acompaña de la vivencia de un difícil desarrollo del duelo. Según dichos psicólogos, “si se trata de una joven que aborta, tendrá un aumento en la promiscuidad con la finalidad de autojustificar su acto o, desde un punto de vista psico-dinámico, ‘actuar para no recordar’ y para suplir la carencia causada por el duelo…

Ver la entrada original 562 palabras más

Anuncios