Qué no es humildad

4 mayo 2015

Cómo los griegos antiguos, algunos sienten que la humildad es una característica negativa y que no es saludable para la persona. ¿No es importante la autoestima.? ¿No es necesario defender los derechos y buscar la superación? ¿No hay que realizarse en la vida? ¿No deben los demás reconocer nuestra posición y darnos el debido respeto? ¿Hemos de ser sirvientes de los demás? ¿No dice la Biblia que es correcto amarse a uno mismo? ¿No es cierto que si uno no se ama a sí mismo, no puede amar a otros? ¿No fue creado el hombre a la imagen de Dios? ¿No es un cristiano el “hijo del Rey de Reyes”? ¿No son estos conceptos el opuesto de la humildad? ¿Cómo podemos desenredar estos pensamientos y llegar a un concepto de la humildad que es bíblico y saludable para la persona?

Comenzamos diciendo que lo que Dios exige de nosotros nunca es malo para nosotros ni obstaculiza los buenos propósitos que él tiene para sus hijos. Cuando el mismo Jesús afirma que “soy manso y humilde de corazón” sabemos que no expresaba una postura pecaminosa o incorrecta. Tampoco olvidaba que había descendido de la gloria del cielo y que pronto regresaría allá para seguir siendo el Señor de la historia. Cuando la verdadera humildad se ve, es Cristo mismo manifestándose a través de nosotros.

Entonces, ¿cuál es el concepto equilibrado, correcto y saludable de la humildad? ¿Cómo podemos llegar a entender la humildad como una puerta por la cual Dios entra en las experiencias, por medio de su maravillosa gracia, para llenarlas con libertad, fortaleza, utilidad y regocijo?

Existen varias formas de la “humildad” que son falsas. No es la humildad la obsesión de ser el “mártir” y así ganar por lo menos la simpatía, si no la admiración de otros. Es decir, esa tendencia, a veces motivado por un sentido de culpa, de aceptar demasiados compromisos, estar en muchos comités, vivir por la adrenalina del activismo, tratar de llenar cada necesidad y aprovechar cada oportunidad de servicio o liderazgo.

La humildad no es sentirse la cansada, perseguida y patética victima de las circunstancias. No es ser el pesimista con un negativismo que flota constantemente sobre la cabeza como una nube negra. Tampoco es la humildad el criticarse a sí mismo y hablar de los errores y fracasos hasta que alguien nos contradiga y nos halague y así alimente el orgullo que habita los rincones del corazón.

La humildad no es el silencio que pretende comunicar que lo que pensamos no tiene valor. A veces el silencio es una manera de escondernos y mantenernos lejos de los demás. A veces el silencio cubre el orgullo que desde lejos critica a otros, los menosprecia y no se digna a entrar en comunicación con ellos como iguales.

Tampoco es humildad cuando un líder o miembro de una junta, tal vez por miedo de las consecuencias o por presiones de otros, evita la responsabilidad de mantener las normas de la Palabra de Dios. A veces es su responsabilidad hacer normas, tomar decisiones o corregir un error y esto requiere convicción, firmeza y valor. Estas cualidades no contradicen lo que es la verdadera humildad. En estas ocasiones la humildad se manifestará en la manera paciente, amorosa y cuidadosa de obedecer la convicción, como Pablo manda en Gálatas 6:1: “restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo….”. Compare también 2 Timoteo 2:24-25: “Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen….”.

El orgullo, la soberbia, el egocentrismo, la autonomía, la independencia y la autosuficiencia son el opuesto a la verdadera humildad. Cuando una persona tiene estas características, su autoestima viene del éxito externo—de la preparación que se ha logrado, de la posición que se ocupa, el aparente éxito de sus esfuerzos y del reconocimiento o admiración de otros.

La falta de humildad es ser absorbido en uno mismo. La trayectoria de la vida consiste de momentos de sentir éxito y satisfacción y otros momentos de sentir vergüenza o fracaso. Se hace hasta lo imposible para que haya más éxitos visibles y obvios y hayan menos motivos de vergüenza. El miedo al fracaso y la humillación puede ser el obstáculo que nos guarda de obedecer a Dios, de hacer el bien o de servir a otros como debemos hacerlo.

Las “falsas” humildades manifiestan la absorsión de una persona con uno mismo: “No me aman; no me valoran; no me tratan bien; no me dan mi lugar”. Alguien dice, “No puedo hacer nada bien”, significando que no se acepta a sí mismo con las capacidades y limitaciones que tiene”. Dice, “Soy un fracaso” significando que Dios no sabe lo que hace en estas circunstancias, no me hizo sabiamente o no puede usar mis fracasos para mi bien y el bien de otros.

La falta de humildad es justificarse a sí mismo para que no sienta culpa por un error. Es convencerse, y, a veces aclarar para otros que cualquier problema es la responsabilidad de otros. Cuando uno reconoce en su corazón que tiene culpa, el orgullo no permite que uno lo admita delante de otros. Cuando otros posiblemente no han reconocido lo especial que somos o de lo que sabemos o de lo que hemos hecho, es ayudarles a saberlo. Es pensar que uno merece cierto trato o privilegio o que no merece el trato o prueba que está sufriendo.

La falta de humildad es no sentir necesidad de consejo. Es no ser enseñable, especialmente si el que podría enseñarnos por sus palabras o su ejemplo es una persona menos preparada o menos exitosa. Es no sentir que tenemos necesidad de otros, así negando el valor del Cuerpo de Cristo y la variedad y diversidad de los dones espirituales. Es no querer trabajar en equipo porque pensamos que nuestras ideas son las mejores o porque tendríamos que reconocer que algunas ideas de otros son mejores.

La falta de humildad es un sentir de superioridad y autoridad personal por estar en cierta posición. Es sentir resentimientos y enojo cuando otros no muestran el respeto que se cree que se merece. El hombre humilde reconoce que la autoridad es siempre otorgada. Todo individuo está bajo autoridad. La autoridad siempre trae grandes responsabilidades de ejercerse con sabiduría, comprensión, amor para el bien de las personas y de la empresa, no para ensalzarse uno mismo.