La disciplina de la meditación

17 octubre 2016

La verdadera contemplación no es un truco sicológico, sino una gracia teológica.-Thomas Merton

En la sociedad contemporánea nuestro adversario se especializa en tres cosas: ruido, premura y multitudes. Si él puede mantenernos empeñados en la cantidad y en la muchedumbre, descansará satisfecho. El siquiatra C. G. Jung observó una vez: “La premura no es del diablo; es el mismo diablo”.’ Si esperamos movernos más allá de las superficialidades de nuestra cultura -incluso de nuestra cultura religiosa-, tenemos que estar dispuestos a descender a los silencios recreadores, al mundo interno de la contemplación. Todos los maestros de la meditación se esfuerzan, en sus escritos, por hacer que despertemos a comprender el hecho de que el universo es mucho más grande que lo que conocemos; que hay inmensas regiones internas no exploradas que son tan reales como el mundo físico que “conocemos” muy bien. Nos hablan acerca de emocionantes posibilidades de nueva vida y nueva libertad. Nos hacen un llamado a la aventura, a ser pioneros en esta frontera del espíritu. Aunque esto pueda sonar extraño a los oídos modernos, sin ninguna vergüenza debiéramos inscribirnos como aprendices en la escuela de la oración contemplativa.

Conceptos erróneos comprensibles

Con frecuencia te haces la pregunta en cuanto a si se puede hablar de la meditación como algo cristiano. ¿No es más bien propiedad exclusiva de las religiones orientales? Dondequiera que hablo a algún grupo sobre la meditación como una disciplina cristiana clásica, inevitablemente se levantan las cejas en actitud interrogante. “Yo pensé que el grupo que se llama Meditación Trascendental era el que trataba este asunto de la meditación.” “¡No me diga que usted nos va a dar un versículo védico de invocación mística para que lo recitemos!”

El hecho de que la meditación sea una palabra extraña a tus oídos es un triste comentario sobre el estado espiritual del cristianismo moderno. La meditación ha sido siempre una parte clásica y fundamental de la devoción cristiana, una preparación decisiva para la oración y una obra conjunta con ella. Sin duda alguna, parte de la ola de interés en la meditación oriental se debe a que las iglesias han abandonado este campo. Es sumamente deprimente que un estudiante universitario que busca conocer la enseñanza cristiana sobre la meditación, descubra que son pocos los maestros vivientes de la oración contemplativa, y que casi todos los escritos serios sobre este tema son de hace siete siglos o más. No es raro que el estudiante se vuelva al Zen, o al Yoga o a la Meditación Trascendental.

Ciertamente la meditación no fue extraña a los autores de la Escritura. “Y había salido Isaac a meditar al campo, a la hora de la tarde” (Génesis 24:63). “Cuando me acuerde de ti en mi lecho, cuando medite en ti en las vigilias de la noche” (Salmos 63:6). Estas eran personas que estaban cerca del corazón de Dios. Dios no les habló por cuanto tenían capacidades especiales, sino porque estaban dispuestos a oír. Los salmos cantan virtualmente las meditaciones del pueblo de Dios en la ley de Dios. “Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, para meditar en tus mandatos” (Salmos 119:148). El salmo que sirve de presentación para todo el Salterio, llama al pueblo a emular al varón “bienaventurado” que “… en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche” (Salmos 1:2).

Los escritores cristianos, a través de los siglos, han hablado acerca de una manera de oír a Dios, de comunicarse con el Creador del cielo y de la tierra, de experimentar al Amante eterno del mundo. Pensadores magníficos como Agustín, Francisco de Asís, Francois Fénelon, Madame Guyon, Bernardo de Clairvaux, Francisco de Sales, Juliana de Norwich, Hermano Lawrence, George Fox, John Woolman, Evelyn Underhill, Thomas Merton, Frank Laubach, Thomas Kelly y muchos otros hablaron acerca de este camino más excelente.

La Biblia nos dice que Juan “estaba en el Espíritu en el día del Señor” (Apocalipsis 1:10), cuando recibió la visión apocalíptica. ¿Podría ser que Juan estaba preparado de una manera que podía oír y ver y que nosotros hemos olvidado? R. D. Laing escribe: “Vivimos en un mundo secular… Hay una profecía en Amós según la cual vendrá un tiempo en que habrá hambre en la tierra, ‘no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová’. Este tiempo ha llegado ahora. Es la era presente”.”

Tengamos el valor de colocarnos al lado de la tradición bíblica y aprendamos una vez más el arte antiguo (y sin embargo, contemporáneo) de la meditación. Unámonos al salmista y declaremos: “Pero yo meditaré en tus mandamientos” (Salmos 119:78).

Luego hay los que piensan que la idea cristiana de meditación es sinónima del concepto de meditación basado en la religión oriental. En realidad, son dos mundos separados. La meditación oriental es un intento de desocupar la mente; la meditación cristiana es un intento de desocupar la mente a fin de llenarla. Las dos ideas son radicalmente diferentes. Todas las formas de meditación oriental destacan la necesidad de despegarse del mundo. Se hace hincapié en perder la personalidad y la individualidad y fusionarse con la mente cósmica.

Hay un anhelo de ser librado de las cargas y los dolores de esta vida y ser absorbido en la bienaventuranza suspendida y sin esfuerzo del Nirvana. La identidad personal se pierde en una mancomunidad de conciencia cósmica. El desprendimiento es la meta final de la religión oriental. Es un escape de la rueda miserable de la existencia. No hay Dios al cual unirse ni del cual oír. El Zen y el Yoga son formas populares de este enfoque. La Meditación Trascendental tiene las mismas raíces budistas, pero en su forma occidental es algo así como una aberración.

En su forma popular, la Meditación Trascendental es meditación para el materialista. Para practicarla, uno ni necesita creer, para nada, en el reino espiritual. Es sólo un método de controlar las ondas cerebrales a fin de mejorar el bienestar fisiológico y emocional. Las formas de meditación trascendental más avanzadas envuelven la naturaleza espiritual, y entonces toman exactamente las mismas características de las demás religiones orientales.

La meditación cristiana va mucho más allá de la idea del desprendimiento. Hay necesidad de desprendimiento: “el día de reposos de la contemplación”, como lo llama Pedro de Celles, un monje benedictino del siglo XII. 3 Pero nosotros tenemos que pasar a la adhesión. El desprendimiento de la confusión que está alrededor de nosotros es para tener adhesión más fuerte a Dios ya los demás seres humanos. La meditación cristiana nos conduce a una integridad interna, necesaria para entregarnos a Dios libremente; y a la percepción espiritual, necesaria para atacar los males sociales. En este sentido, es la más práctica de todas las disciplinas.

Hay un peligro al pensar sólo en la función del desprendimiento, como lo indicó Jesús en su relato acerca del hombre que había quedado vacío de lo malo, pero que no se llenó de lo bueno. “Cuando el espíritu inmundo sale del hombre,… va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero” (Lucas 11:24-26).4

Algunos huyen de la meditación por temor a que sea demasiado difícil, demasiado complicada. Tal vez sea mejor dejársela al profesional que tiene más tiempo para explorar las regiones internas. De ningún modo. Los expertos reconocidos en este sentido nunca informan que están realizando un viaje a favor de los pocos privilegiados, de los gigantes espirituales. Ellos se reirían de tal idea. Ellos pensaron que lo que estaban realizando era una actividad humana natural, tan natural y tan importante como la respiración. Ellos nos dirían que no necesitamos ningunos dones especiales ni facultades síquicas. Lo único que necesitamos es disciplinar y ejercitar las facultades latentes que hay dentro de nosotros. Cualquiera que pueda aprovechar la fuerza de la imaginación puede aprender a meditar. Si somos capaces de poner atención a nuestros sueños, estamos dando los primeros pasos. Thomas Merton, uno que debió saber esto, escribió: “La meditación realmente es muy sencilla; no se necesitan muchas técnicas elaboradas para enseñarnos cómo hacerlo”.”

Sin embargo, a fin de que no nos extraviemos, tenemos que entender que no estamos empeñados en una obra impertinente. No estamos invocando a ningún paje cósmico. Es un asunto serio e incluso peligroso. Debiera exigirnos el mejor pensamiento y las mejores energías. Nadie debe emprender la meditación por simple diversión o porque otros la practican. Los que entran a ella con indiferencia, ciertamente fracasarán. P. T. Rohrbach escribió: “La mejor preparación general para tener buen éxito en la meditación es la convicción personal de su importancia y una firme determinación de perseverar en su práctica”.” Como cualquier obra seria, es más difícil en las etapas de aprendizaje. Tan pronto como estamos capacitados -cuando hemos terminado el aprendizaje-, se convierte en parte de los patrones habituales que están arraigados en nosotros. “Esperar en Dios no es ociosidad -dijo Bernardo de Clairvaux-, sino un trabajo que golpea a todos los demás trabajos para el inexperto que se dedica a él”.” Luego hay aquellos que piensan que el camino de la contemplación es impráctico y que está completamente fuera de contacto con el siglo XX. Hay el temor de que la meditación conduzca a la clase de persona, como el ascético Padre Ferapont que inmortalizó Dostoievski en su obra Los hermanos Karamazou. Este era una persona rígida, farisaica, quien por puro esfuerzo se libera del mundo, y luego lanza maldiciones sobre él. En el mejor de los casos, tal meditación nos conduciría a otra mundanalidad no saludable, que nos mantiene inmunes al sufrimiento de la humanidad.

Tales evaluaciones están lejos del blanco. De hecho, la meditación es lo que puede dirigir de nuevo nuestra vida de tal modo que podamos hacer frente con éxito a la vida humana. Thomas Merton escribió: “La meditación no tiene objeto ni realidad a menos que esté firmemente arraigada en la vida'” Históricamente, ningún grupo ha hecho más hincapié en la necesidad de entrar a oír los silencios que los cuáqueros, y el resultado ha sido una influencia social vital muy abundante en el número de ellos. Los contemplativos mismos fueron individuos de acción. Meister Eckhart escribió: “Aun si un hombre fuera arrebatado hasta el tercer cielo como San Pablo, y en esta condición supiera que otro hombre tiene necesidad de alimento, sería mejor que le diera de comer, y no que permaneciera en éxtasis”.”

A menudo, la meditación producirá discernimientos profundamente prácticos, casi mundanos. La persona recibirá instrucción sobre cómo relacionarse con su esposa o con su esposo, o sobre cómo tratar algún problema sensible o la situación de algún negocio. Más de una vez he recibido ayuda sobre la actitud que debo tener al dar una conferencia en una universidad. Es maravilloso cuando alguna meditación particular conduce al éxtasis, pero es mucho más común recibir ayuda en cuanto a cómo hacer frente a los problemas humanos ordinarios. Morton Kelsey dijo:

Lo que hacemos con nuestra vida externamente, la buena manera de cómo nos preocupamos por los demás, es una parte tan importante de la meditación como lo que hacemos en la quietud y cuando nos volvemos hacia adentro. De hecho, la meditación cristiana que no produce ninguna diferencia en la cualidad de la vida externa de uno, está en cortocircuito. Puede fulgurar por algún tiempo, pero a menos que dé como resultado el hallazgo de relaciones más ricas y amorosas con los demás seres humanos, o el cambio de las condiciones del mundo que causan el sufrimiento humano, es posible que la actividad de oración del individuo fracase.”

El concepto erróneo más común de todos es que la meditación es una forma religiosa de manipulación sicológica. Puede tener valor como medio para bajar la presión sanguínea o para aliviar la tensión. Incluso, puede ofrecernos algunos discernimientos significativos al ayudarnos a ponernos en contacto con nuestra mente subconciente. Pero la idea de un contacto real y de comunión con la esfera de existencia espiritual suena como algo anticientífico y vagamente irrazonable. Si piensas que vivimos en un universo puramente físico, considerarás la meditación como una buena manera para obtener un patrón de onda cerebral alpha. (La Meditación Trascendental intenta proyectar exactamente esta imagen, lo cual la hace sumamente atractiva para los hombres y las mujeres seculares). Pero si crees que vivimos en un universo creado por el Dios infinito y personal que se deleita en que nosotros tengamos comunión con él, entenderás la meditación como una comunicación entre el Amante y el ser amado. Eso fue lo que dijo Alberto el Grande con las siguientes palabras: “La contemplación de los santos es promovida por el amor del Ser a Quien contemplan: es decir, Dios”.”

Estos dos conceptos de meditación están completamente opuestos. El uno nos confina a una experiencia totalmente humana; el otro nos lanza a un encuentro de lo divino con lo humano. El uno habla acerca de la exploración del subconsciente; el otro se refiere a “reposar en Aquél a quien hemos hallado, quien nos ama, nos oye, viene a nosotros y nos acerca a él”.12 Los dos pueden parecer religiosos y aun usar la jerga religiosa, pero el primero, en último análisis, no puede hallar lugar para la realidad espiritual.

¿Cómo, entonces podemos llegar a creer en el mundo del espíritu? ¿Mediante la fe ciega? De ninguna manera. La realidad interna del mundo espiritual está disponible para todos los que estén dispuestos a buscarla. Con frecuencia he descubierto que aquellos que con tanta libertad desprestigian el mundo espiritual, nunca se han tomado ni siquiera diez minutos para investigar si tal mundo existe realmente o no. Como en cualquier otro empeño científico, nos formamos una hipótesis y experimentamos con ella para ver si es verdadera o no. Si nuestro primer experimento falla, no desesperemos, ni califiquemos todo el asunto de fraudulento. Volvamos a examinar nuestro procedimiento, y tal vez ajustemos la hipótesis y volvamos a hacer el experimento. Por lo menos, debiéramos tener la sinceridad de perseverar en este trabajo hasta el mismo punto en que lo haríamos en cualquier campo de la ciencia. El hecho de que muchísimos no estén dispuestos a hacer eso, no traiciona su inteligencia, sino su prejuicio.

Fuente: Alabanza a la Disciplina (extracto)

Escrito por: Richard J. Foster

Anuncios